Ocio

Ahora luchan desde casa

Son mujeres independientes que han trabajado siempre, pero con esta cuarentena tuvieron que refugiarse en el hogar, hoy cuentan sus experiencias.

thumbnail_IMG-20200429-WA0077
La asambleísta lojana junto a su pequeño hijo Joaquín Francisco.Cortesía

Han sobresalido en diversas áreas, algunas en la política, otras en el mundo de los negocios o formando líderes en el área comercial. Lo cierto es que este grupo de mujeres ecuatorianas ha demostrado que pueden ser muy eficientes tanto dentro como fuera del hogar.actividades laborales. La pandemia del coronavirus las hizo volver a casa, un lugar que, sin descuidar sus as ha hecho reencontrarse con tareas domésticas en aquellos rincones, olores, sabores y retornar a lo básico, a lo esencial, a lo realmente importante. Ellas están conscientes de que el mundo no volverá a ser el mismo. Pero con el estoicismo, la lucha y la fuerza que ha demostrado la mujer a través de los siglos, ellas saben que esta guerra también la tienen ganada.

JEANNINE CRUZ, POLÍTICA

Para todos este confinamiento ha sido nuevo y muchas veces difícil. Sin embargo, en lo positivo tengo la oportunidad de compartir más tiempo con mi hijo (Joaquín Francisco), que tiene dos años. Por el trabajo me he visto obligada a alejarme de él, como lo hacen muchas madres. Ha sido un sacrificio muy grande y doloroso, pero ahora disfruto más de mi niño, he tenido que buscar formas para mantenerlo bien y que no se estrese por el encierro. Tengo que reconocer que han sido maravillosos todos esos momentos juntos, como madre eso me llena mucho. Además, ha sido un momento para compartir en familia, nos hemos unido en oración para que pase todo esto y no haya más muertes que lamentar. Hemos tenido algunos problemas con el tema de la conexión a Internet, pues mi madre y hermanos están estudiando o teletrabajando, pero lo más importante es que estamos juntos”.

GLORIA
Gloria Gallardo afirma que disfruta plenamente de su casa. alex lima

GLORIA GALLARDO, EMPRESARIA

Esta pandemia ha sido para mí un llamado de atención al mundo, y yo he aprendido a aceptarlo. No queda otra opción que adaptarse a la nueva era que ya estamos viviendo, porque lo que conocimos, nunca más volverá a ser lo que era. Hay que asimilarlo de la mejor manera y no resistirse al cambio, sino fluir. Estos días yo los he disfrutado estando en casa, dedicándome a lavar, limpiar, desde las habitaciones hasta la refrigeradora y el congelador. Me acuesto a las 21:00 y me levanto a las 05:00 a meditar y orar, hago teletrabajo, trato de alimentarme bien, desayuno, me cocino mis menestras en la tarde, hago ejercicios y cuido mi salud, porque de lo contrario no tendría fuerzas ni energía. Si antes era organizada, ahora lo soy mucho más”.

IMG-20200427-WA0037
Cristina Reyes divide su tiempo entre las tareas domésticas y las profesionales.Cortesía

CRISTINA REYES, POLÍTICA

La vida nos pone a prueba con esta pandemia y más allá del dolor de la gente contagiada o fallecida es la oportunidad para revalorizar y resignificar nuestra existencia. Doy gracias por la salud de mi familia, a la que he podido visitar pero desde el patio a la puerta, y ver a mis padres y mi sobrinita. Estoy pasando la cuarentena con mi mejor amigo, el doctor Jusueth Morán, para quien solo tengo agradecimiento porque él me motiva con alegría y optimismo, y tenemos la compañía de Philippe y Loui, sus mascotas. Mis reuniones de la Asamblea son por Zoom, tengo entrevistas, conferencias y reuniones con gremios. Mi tiempo libre es para leer en la hamaca y para mirar una colonia de patos que nos visita todos los días. Las actividades domésticas no son mi fuerte, pero algo he aprendido. Los sueños están intactos y saldremos de aquí más fuertes y con más brío”.

thumbnail_IMG-20200428-WA0145
Arianna Miranda ha tenido que adaptarse a estar más de 40 días en confinamiento.Cortesía

ARIANNA MIRANDA, PRESIDENTA DE LA CÁMARA DE COMERCIO JUNIOR DE GUAYAQUIL

Tengo la suerte de que aún vivo con mis papás, y con esta cuarentena me ha tocado colaborar mucho. He tenido que ayudar a mi mamá todo este tiempo. Con este confinamiento he encontrado la manera de tener un teletrabajo efectivo con mi equipo, con el que hemos estado muy limitados porque ofrecemos servicios de higiene a empresas, y no todas están operando. Los que fueron inicialmente quince días de confinamiento, me tomaron por sorpresa; ya llevamos 43 y me acostumbré. He establecido rutinas. En la mañana trabajo desde casa, coordino reuniones en la tarde, hago ejercicios. Limpiamos la casa tres veces por semana. Es mejor mantener la mente distraída, activa y ocupada, enfocada en mejorar, tanto personal como profesionalmente. Me ha gustado la modalidad de las reuniones laborales por Internet, a través de Zoom; al final se podrían aplicar en el futuro, para evitar desplazarse tanto de un lado a otro. Como millennial me parece increíble, nunca la había utilizado tanto. Aun así, espero que esta pandemia pase rápido”.

A1-5720688 (15720688)
Sonia Maria Crespo pese a que está en casa, continúa exportando su gin al mundo.Gerardo Menoscal

SONIA MARÍA CRESPO, EMPRESARIA

“Nunca antes tuve la posibilidad de hacerme cargo totalmente de mi casa de esta manera. Aunque con un poco de ayuda de mis dos hijos y mi esposo, que igual han seguido trabajando online; yo estoy tomando algunos cursos por las tardes y trabajo un poquito. Pero hablando de las labores domésticas, he tomado ‘posesión’, he ‘recorrido’ cada rincón de la casa y he aprendido a quererla y a disfrutarla muchísimo. Desde todo punto de vista, una experiencia muy enriquecedora. Me encanta cocinar, así que he puesto a prueba la creatividad de hacer platos con lo que encuentre en la refrigeradora y la mejor recompensa es la felicidad con que toda la familia se sienta a la mesa y disfruta de mis inventos. Cada día es un reto. Eso sí, limpiar la casa, lavar ropa, cocinar es agotador. Realmente el trabajo doméstico está subvalorado. Además, esto de desacelerarse en la vida es lo mejor de todo. Consciente del sufrimiento que hay, vivo con un silencio interior especial, vivo un día a la vez, sin programar demasiado el mañana. Esto me permite estar en contacto con lo sobrenatural, rezar, pedir por todos los que sufren, ser solidaria”.

thumbnail_IMG_20200429_150935
Susana Cárdenas, desde su departamento en Manta.Cortesía

SUSANA CÁRDENAS, EMPRESARIA

"Era la temporada alta de chocolate en Europa y acababa de regresar del Salón de Chocolate de Bruselas y visitar Madrid. Llegué a Ecuador con la idea de quedarme sólo un par de semanas porque en teoría volvía al viejo continente para continuar abriendo nuevos mercados. Y de repente los planes cambiaron y estaba confinada en mi apartamento en Manta admirando el puerto y una hermosa y desolada playa donde hasta los lobos marinos y delfines habían regresado. Ahora, y con mucha disciplina, tengo un horario para cocinar, cuidar a mis mascotas, practicar yoga, ayudar a algunas familias vulnerables y reunirme vía Zoom con mi mentor y replantearme la estrategia de transformación de mi start-up en esta nueva era. La comunicación es vital en estos momentos tiempos y por eso escribo todas las semanas en mi blog historias humanas detrás de Cárdenas Chocolate. Y aún, sin tener fecha de nuestra próxima producción de chocolate, he seguido comprando cacao Arriba Nacional a los campesinos del Alto Manabí, como un acto de fe de que muy pronto llegarán días mejores".