Sandra Cornejo: "Soy como la madre de los 4.675 agentes" de la CTE

  Guayaquil

Sandra Cornejo: "Soy como la madre de los 4.675 agentes" de la CTE

La actual comandante del Cuerpo de Vigilantes habla de sus experiencias y proyectos dentro de la Comisión, sobre el machismo y lo que hará cuando le toque retirarse

MU4A4495
La prefecta comandante Sandra Cornejo asegura que pese al descontento de algunos elementos ella seguirá al frente de la Comandancia de la CTE.Miguel Canales Leon

Era finales de 1984 y una veinteañera que tenía pocos meses en las filas de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG), había ido a visitar a una de sus compañeras en un destacamento ubicado en la vía a Daule, cerca de la entonces llamada Penitenciaría del Litoral.

tannya varela

La primera mujer al frente de la Policía asume la Comandancia en una emotiva ceremonia

Leer más

En esa época esa carretera era de tierra y mientras la agente de azul y blanco charlaba con su amiga, a lo lejos divisó una nube de polvo que se alzaba, por lo que decidió ir a averiguar. Cuando llegó al sitio vio que se trataba de una riña entre el periodista Hugo Gavilánez, quien entonces era infante de marina, y un guía penitenciario que andaba en moto.

"Cuando llego yo -relata la uniformada-, Gavilánez se había bajado de su carro y el de la moto también se baja y corre a esconderse detrás de mí. Los dos tenían armas. El uno apuntaba al otro diciendo: '¡Te mato, te mato!'; y el otro también decía lo mismo; y yo en medio de los dos. Pero lo que más me preocupaba era el arma del penitenciario, porque estaba llena de óxido y en el más mínimo movimiento se le salía un tiro y me mataba a mí".

Al final, la valiente vigilante les pegó una fuerte mirada a ambos y logró convencerlos de que le entregaran sus pistolas. Luego los llevó a la prevención de Tránsito, donde ambos tuvieron que disculparse y hacer trámites para recuperar sus armas.

Este episodio es uno de los que más recuerda Sandra Cornejo, quien actualmente ostenta el cargo más alto al que pueden aspirar los uniformados de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE): Comandante del Cuerpo de Vigilantes.

"Pero a mí me pueden decir solo vigilante si quieren. Con decirlo no tocan mi parte económica... mi sueldo", dice en diálogo con EXPRESO, confirmando así esa sencillez y frontalidad que le atribuyen quienes conocen a esta mujer nacida en un pueblito rural del cantón Jujan, en el norte de Guayas.

Comandante
La comandante de los Vigilantes alistándose para salir a uno de los operativos que ejecuta la CTE en las calles y carreteras.Miguel Canales León

Esa forma decidida de actuar y de hablar sin rodeos no solo le han valido para abrirse paso entre sus compañeros, la gran mayoría varones, sino también para llegar al cargo soñado por todo vigilante, y tradicionalmente ocupado por hombres. Cornejo es la segunda mujer en ocupar la Comandancia General y hoy dice sentirse como la "madre e familia" de sus 4.575 compañeros de uniforme, repartidos en 8 provincias del país.

Stefania Macchiavello, moda sostenible

Stefania Macchiavello: "Siempre he sido una chica sostenible"

Leer más

Su analogía, según explica, va en el sentido de que debe velar por el desarrollo y bienestar de todos los agentes, sino también porque, muchas veces le toca reprenderlos y sancionarlos cuando se portan mal, pues reconoce que uno de las debilidades de la institución creada como CTG en 1948, ha sido la mala imagen que le han dado los deshonestos, prepotentes y otros malos agentes en las últimas décadas.

UN INESPERADO CAMBIO EN SU VIDA

¿Pero cómo fueron los inicios de la hoy prefecta comandante dentro la Comisión?. Nacida en el recinto Tres Postes, como la mayoría de niños de allí sus estudios primarios y secundarios los realizó en la cercana ciudad de Babahoyo y una vez alcanzado el bachillerato, decidió estudiar Ingeniería Química, en la Universidad de Guayaquil. Sin embargo, unos días antes de entrar a clases, el caprichoso destino cambiaría sus planes.

Era 1983 y un tío de ella llevó el diario a la casa y le enseñó un aviso de que la CTG estaba llamando a nuevos aspirantes a vigilantes. Entonces junto a un primo decidió inscribirse.

"Recuerdo que luego la formación como vigilante fue muy dura -comenta-. Imagínese salir del hogar donde eras mamitis y papitis y llegar a un área distinta de duros ejercicios físicos, y donde la instrucción para las pocas chicas que estábamos, era igual que para la de los hombres".

Sin embargo, una vez incorporada a las filas de la institución, Cornejo supo manejarse de tal forma que pudo ir subiendo de grado en grado hasta convertirse en lo que hoy equivale a una general. Ella recuerda que nunca se negó a acatar órdenes de trabajo emanadas por sus superiores, entre ellas viajar siempre fuera de la ciudad y "perderme la niñez de mis hijos".

MU4A4581
La gorra de Cornejo sobre su escritorio.Miguel Canales Leon

En 38 años de carrera, cumplidos el pasado 1 de diciembre, esta uniformada también ha ocupado las principales jefaturas, como la de Educación Vial y la Oficina de Investigación de Accidentes (OIAT), cargo que dejó en octubre, cuando fue designada comandante del Cuerpo de Vigilantes.

"Aquí las mujeres hemos demostrado tambén mucha capacidad y honestidad y en eso nos empoderamos para sacar adelante esta institución".

Sandra Cornejo

SUS PLANES PARA REDUCIR LOS ACCIDENTES

Cornejo considera que estas dos áreas le han permitido alcanzar muchos conocimientos en prevención de accidentes y en siniestralidad en las vías, por lo que en el cargo actual se ha propuesto, entre otros, dos grandes objetivos: rescatar la buena imagen de la CTE y educar a los ecuatorianos, desde que nacen, en el tema vial.

Cornejo explica que su preocupación es siempre la gran cantidad de accidentes y muertes que se dan en las calles y carreteras del país. Pone énfasis en la siniestralidad que rodea a las motocicletas, pues en lo que va de este 2021 hay 2.919 accidentes con estos vehículos de dos ruedas, a nivel nacional.

"En nuestros tiempos de niñez los papás nos regalaban una muñeca, un carrito de juguete, una pelota -enfatiza-. Ahora a los chicos se les regalan motos. Este vehículo también es causante de más delincuencia y no lo digo solamente yo, pues en los comités de seguridad, la Policía coincide con nosotros en las estadísticas de que la cantidad de accidentes y muertes es siempre más alta en las motos".

Katalin Karikó

2021, un año lleno de voces femeninas

Leer más

En ese sentido, asegura que la CTE tiene un proyecto de educación vial ambicioso, que consiste en coordinar con las direcciones) zonales de Educación, para ir a las escuelas a trabajar con los niños y profesores en el respeto a la Ley de Tránsito y Seguridad Vial. Pero para ello urge que la educación vial sea una materia en las aulas.

"EL MACHISMO NO HA SIDO ERRADICADO DE LA CTE"

Sandra Cornejo, quien se autodefine como una montuvia por sus raíces, es la segunda mujer en ocupar la comandancia de la CTE, después de Aracelly Hernández Morán.

No todas son mieles en el cargo, pues confiesa que a diario debe enfrentar ataques, muchos de ellos anónimos, en redes sociales, de los cuales acusa a "compañeros inconformes".

De esta mujer lo único que no pueden poner en esas páginas amarillas es que soy una corrupta, porque eso no se lo pueden inventar.

Sandra Cornejo

Al consultarle si la CTG y ahora CTE  siguen mandando los hombres, la generala responde sin pensarlo ni un segundo: "Pensé que en la Comisión ya habíamos controlado, pero en este puesto donde usted me encuentra he sentido que el machismo no ha sido erradicado".

Luego se ufana al decir que ello no ha sido obstáculo para ella y que su ejemplo será el principal legado que va a dejar a sus compañeras.

Agregó que actualmente en redes sociales se la denigra solo por el hecho de estar sentada en la Comandancia General, "pero esta es la Sandra Cornejo que tienen y van a tener como comandante así se diga lo que se diga". 

A continuación algunas de sus frases sobre lo que piensa de su paso por la CTE y lo que hará al retirarse:

  • "De esta mujer lo único que no pueden poner en esas páginas amarillas es que soy una corrupta, porque eso no se lo pueden inventar".
  • "¡Por favor! somos los profesores, los maestros de ellos (agentes civiles de tránsito de Guayaquil y otras ciudades)". Pero no nos hemos divorciado, estamos en diálogo con los municipios, a fin de que sus agentes cada año o dos años vengan a reforzar y actualizar sus conocimientos".
  • "Los miembros de la CTE que se fueron a esas entidades lo hicieron cuando ya estaban jubilados. Yo no pienso hacerlo: salgo de la Comisión y seguiré con mi corazón y mi alma en la institución".
  • "Por estar trabajando tanto no disfruté la infancia de mis hijos, porque desde que comencé en esto siempre he ido donde me han mandado a trabajar. Me han mandado muchas veces fuera de mi ciudad y nunca he hablado con nadie para que me regrese o me ponga en X o Y sitio".
  • "Cuando me retire iré a vacacionar, disfrutar y luego a seguir con mi vida. Soy felizmente divorciada, creo que como mujer me siento realizada, y solo me falta esperar la llegada de mis nietos".