Deportes

El surf, su única ‘enfermedad’

Aunque están constantemente expuestos a los daños que produce el sol, los surfistas tienen un cuidado estricto de su piel a la hora de entrar al mar.

A1-6469795 (16469795)
Mimi Barona, dos veces vicecampeona mundial de surf, toma precauciones y se protege sol al practicar la disciplina.Archivo

“Todo el mundo sabe que el sol ahora está mas intenso y es un problema, pero el surfear es una enfermedad para nosotros. Si hay buenas olas, sea la hora que sea, nosotros estamos en el agua”. Así como piensa el legendario Carlos Goncalves, hoy de 57 años y con más de 47 entrando al agua para surfear, lo hace toda la comunidad de surfistas en el país. Ellos reconocen que el sol del siglo XXI impacta con mayor intensidad que años o décadas atrás, pero eso no les impide hacer lo que aman. Eso sí, toman sus precauciones a pesar de que a veces puedan ser incómodas.

Goncalves tiene décadas surfeando y su pasión ha llevado a que su familia sea parte de esta cultura. Padre de Carlos ‘Cabezón’ Goncalves, uno de nuestros grandes embajadores de este deporte a nivel mundial, es testigo de este cambio solar tenaz a través de los tiempos.

“Hace años te ponías protector y lo tenías todo el día casi. Aguantabas así. Ahora el sol es tan fuerte y la situación ha cambiado tanto, que hay que ponerse protector cada hora y media. Salir y volver a entrar. Es molestoso porque es como si estuvieras en una fiesta en pleno baile y te toca salir a mover el carro. Pero es necesario”, explica Goncalves.

Yo salgo del mar para ponerme bloqueador nuevamente y también para hidratarme. Prefiero agua o un suero oral. 

Mimi Barona, surfista ecuatoriana

También admitió que tras años de surfear sin parar, su piel muestra indicios de esas horas de sol que ha recibido: “Tengo algunos puntos rojos en la cara y espalda. Es más, no me los he hecho chequear, y es por el sol que he recibido de toda la vida”.

Roberto Ordóñez

La cabeza de la 'Tuka' rescata a Emelec en Machala

Leer más

Andrés Fernández es otro nombre de peso en el surf ecuatoriano. Ha ganado cinco torneos nacionales y llegó a estar en el top 10 de Latinoamérica. Empezó a surfear a los cinco años y tiene claro, como todos los de su ‘gremio’, que el sol no es un juego.

No sé si cuando era más pequeño uno no se interesaba tanto por esto, pero creo que antes no había este sol tan intenso en nuestro medio.

Andrés Fernández, surfista nacional

“El surfista de verdad se sabe cuidar. Es diferente para la gente que va a hacer playa y quiere broncearse. A nosotros nos interesa la ola. El sol no es un impedimento, pero sí nos protegemos”, indica.

El surfista de 45 años explica que antes de ingresar al mar se aplica protector solar en todo el cuerpo, pero utiliza otro especial y ecológico para su rostro, ya que los tradicionales contienen diversos químicos.

Él utiliza el de la marca Avasol, con coco, girasol, vitamina D y otros ingredientes naturales. Este protector también cumple un rol positivo con el medio ambiente, ya que es biodegradable al no estar envasado en un recipiente plástico, sino en uno de cartón.

Si bien el sol no es un obstáculo, Andrés marca una línea de tiempo ideal para surfear sin exponerse tanto: “Se surfea de 06:00 a 10:00 porque no hay viento y coincide en que no hay mucho sol, como sí desde las 11:30 en adelante. Luego otro horario es de 15:00 hasta que el sol ya cae y no es tan fuerte”.

Dominic ‘Mimi’ Barona, dos veces vicecampeona mundial, manifestó que “el sol no es un impedimento”, pero con sus años de experiencia les deja unas recomendaciones a los que recién empiezan en este deporte.

“Yo creo que puedes practicar surf a toda hora. Con un buen bloqueador puedes disfrutar del surf, pero es bueno evitar las horas del mediodía hasta las 14:00, porque no solo te vas a quemar el cuerpo o la cara, también te afecta los ojos, ya que el agua salada y el sol te irritan los ojos. Entonces, no es lo más recomendable si te quieres llevar una buena experiencia”, explicó.

Accidente

Nueve hinchas de Barcelona fallecen en accidente de bus

Leer más

Que existen consecuencias al exponerse al sol, sí; pero también es real que el surf es un estilo de vida que, de aplicarlo con responsabilidad, permite disfrutar más de lo que se puede lamentar.

Untitled-9
Precauciones de los surfistasTeddy Cabrera

Cáncer, lo más común

La enfermedad más temida es el cáncer de piel. Yo siempre uso esta analogía: el cuerpo es un vaso que se va llenando con agua a medida que recibe radiación solar; al momento que se llena todo, lo que rebosa de ese vaso es cáncer de piel. El daño es acumulativo, no se lo ve rápido, pero sí en 20 o 30 años. No es imposible revertirlo.

Otro es el fotoenvejecimiento. La piel, luego de exponerse al sol por muchos años, tiende a arrugarse más rápido. Tienen un color bonito de piel, pero con arrugas y están llenos de manchas como pecas en la espalda. Hay otros daños premalignos, como a nivel de los labios y algunos sufren hasta problemas en la visión.

Pero lo más común es cáncer de piel. Se puede practicar deporte con esta enfermedad y conozco personas que lo hacen temprano, pero se protegen mucho y hasta se ponen gorros para cubrirse la nariz. Ellos surfean hasta las 09:00, y así evitan las horas de fuerte exposición solar. Pero con un cáncer puede regarse y generarse otro, por eso es recomendable que se trate constantemente con su dermatólogo.

Es clave evitar las horas pico de sol, que van desde las 10:00 hasta las 14:00 o las 15:00.

José Ollague Sierra,

dermatólogo