Buenavida

Burnout en tiempos de coronavirus: ¿Cómo evitarlo durante el teletrabajo?

Establecer rutinas, hacer pausas y respetar los periodos de desconexión son algunas de las recomendaciones para prevenir estados de fatiga crónica.

Burnout. Imagen referencial de Pexels. Septiembre de 2020.
En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud incluyó el síndrome de burnout como un fenómeno ocupacional en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11).Pexels
Trabajo

Salario emocional: ¿Qué es y por qué se vuelve más necesario en tiempos de COVID-19?

Leer más

En Ecuador, un total de 437.703 personas se han acogido al teletrabajo desde el 16 de marzo hasta el 17 de septiembre de 2020. La transición a esta modalidad laboral, que se generalizó en el país como una de las respuestas ante la pandemia de la COVID-19, difuminó en ciertos casos los límites entre la vida profesional y la personal, además de dificultar la conciliación entre ambas. Una situación que, en el marco de la nueva realidad, podría derivar en episodios de agotamiento como el síndrome de burnout. Pero, ¿cómo evitar que ocurra? Una psicóloga organizacional lo explica a Buena Vida de Diario EXPRESO.

En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó este síndrome como un fenómeno ocupacional en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), donde se advierte que es el resultado del “estrés crónico en el lugar de trabajo, que no se ha manejado con éxito”. Andrea Gellibert, psicóloga organizacional, expone que este supera al cansancio común y más que un estado, se trata de un proceso, y uno que adquiere nuevos matices en el contexto de la crisis sanitaria con la priorización de las jornadas telemáticas. 

El burnout es un síndrome conceptualizado como resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo, que no se ha manejado con éxito.
Organización Mundial de la Salud
Entrevistas laborales en línea. Imagen de stock de CANVA.

Entrevista laboral en línea: guía para un desempeño exitoso

Leer más

La emergencia nacional —sostiene Gellibert— condujo a las organizaciones a implementar la modalidad de teletrabajo no como una opción laboral, sino como obligación. Esto, sin que se realice una preparación previa en diversos aspectos, entre esos, la consultora de selección y desarrollo de talento se refiere a la capacitación digital para quienes no acostumbraban a ejecutar sus funciones en remoto. 

Al no estar bien esquematizado, dejaron de respetarse los horarios en ciertos casos —indica la cofundadora de Hummanmind— “al final del día los colaboradores terminan haciendo más horas de trabajo, teniendo que estar disponibles a cualquier hora, ya que el concepto que se suele tener es ‘estás en casa’. Esto provocó que muchos empiecen a presentar el síndrome de desgaste profesional”. 

Asimismo, Gellibert dice que debido a la preocupación por recuperarse como empresa, en algunos casos hubo trabajadores que asumieron más actividades de las que normalmente desempeñaban, lo que “con el tiempo podría llegar a afectar de manera directa al desarrollo profesional, reduciendo su productividad e incrementando su índice de ausentismo”.

  • BURNOUT: BREVE GUÍA PARA EVITARLO

Imagen de Pexels. Videollamadas y coronavirus. 15 de junio de 2020.

Confinamiento y videollamadas: ¿Por qué nos satura comunicarnos virtualmente?

Leer más

Según la OMS, el burnout se caracteriza por una sensación de baja energía y agotamiento; de sentirse distanciado del trabajo, o presentar actitudes negativas y de cinismo hacia este; además de registrar una menor eficacia profesional. Pero, ¿cómo impedir que esto afecte a quienes continúan bajo la dinámica de teletrabajo? Para la psicóloga es clave que se permita conciliar la vida personal y la laboral.

La experta advierte que esa falta de balance provoca fatiga; también resta oportunidades a los colaboradores para conectar con la familia y los amigos, así como para dedicarse a sus pasatiempos, actividades fundamentales para el bienestar. “Las organizaciones tienen que comprender que para atraer y enamorar al talento de hoy, se debe cambiar la situación, ayudando a equilibrar la balanza”, señala Andrea Gellibert, quien a continuación deja otras recomendaciones para evitar la saturación:

  1. Promover rutinas: es importante que los líderes diseñen un plan de acción que les permita orientar a su equipo y evaluar su productividad. Deben incluir reuniones en las que se entreguen unas directrices claras para conocer a qué actividades se debe dedicar cada jornada. Además es fundamental que las tareas puedan ejecutarse dentro de los horarios de trabajo.
  2. Mantener la comunicación, sin exagerar: no hace falta ocupar horas en videollamadas —no deberían tomar más de 15 minutos— con el fin de corroborar que cada uno esté cumpliendo las funciones asignadas. En ocasiones, solo será necesaria una llamada tradicional; mientras en otros casos, una retroalimentación por correo electrónico.
  3. Hacer pausas: así como en las jornadas presenciales, tomar breves descansos es recomendable, de modo que se pueda desconectar y a la vez hacer ejercicios de estiramiento. Gellibert sugiere que se realicen al inicio, a la mitad de la jornada, o antes de que se presenten señales de fatiga muscular.
  4. Cuidar la salud: esto abarca tanto la salud física como la mental. Se aconseja, entre otros hábitos favorables, alimentarse correctamente y en horarios adecuados; asimismo, es importante respetar los tiempos de comida y no hacerlas frente a la computadora mientras se trabaja. Además, se recomienda mantener un descanso adecuado después de cada jornada para recuperar la energía.
  5. Establecer límites: la desconexión es un derecho que debe ser garantizado por el empleador. Durante este periodo, este no debería establecer una comunicación, ni dar órdenes a los teletrabajadores. “Es aquí donde la presencia el área del talento humano en la empresa es indispensable, pues son los que toman la iniciativa con los líderes para fomentar buenas prácticas”, asegura Gellibert.
  6. Elegir zonas para desconectar: adecuar un espacio para desconectar está entre las acciones principales para evitar la saturación, apunta la psicóloga, quien insta también a elegir una actividad para desarrollar en esta zona; entre esas, sugiere escuchar música y leer; pero esto variará según las preferencias de cada persona.