Actualidad

Teorias de Wagner

Wagner concluyó por el año 1840, que la ópera Italiana y la francesa eran “formas degeneradas de arte”. Escribió entre 1849 y 1851 una serie de ensayos y tratados en los que estableció sus creencias y doctrinas estéticas. Arte y Revolución, La obra de arte del futuro, Judaísmo y música, Ópera y drama y Comunicación a mis amigos.

Como la Camerata Florentina, Wagner retornó al antiguo drama griego como inspiración. Estaba convencido de que una revolución artística era necesaria, en la cual todos los recursos de: drama, poesía, música instrumental, canciones, actuación, gesticulación, vestuario y escenario, se combinen en la representación teatral de mitos para la audiencia. Wagner consideraba que Shakespeare había superado a los griegos en su teatro y drama y que Bethoveen había desarrollado los poderes expresivos de la música más allá del lenguaje de Shakespeare. Wagner insistía en que el artista del futuro (léase Wagner) tenía que combinar estas dos excelsitudes en una sola forma de arte y llamó a su proyecto de dramas musicales que comprendían todo lo indicado “Gesamtkunstwerk”, la forma de arte que incluía completamente todo. Cada función entonces alcanzaría el nivel de una representación “casi religiosa” a realizarse en el templo que para él sería “su” teatro.

La orquesta debía actuar como el coro del drama griego y, por lo tanto, tener tanta importancia como la actuación de los cantantes. Para alcanzar esta independencia orquestal/instrumental que torna a la orquesta tan importante como los cantantes en la ópera, Wagner vitalizó el concepto del “leitmotiv”, un tema musical o motivo asociado con una persona, cosa, tema o idea dramática en particular en el drama. La manera de fijar el “leitmotiv” es hacerlo sonar, generalmente con la orquesta cuando se produce la primera aparición o mención en escena de la persona, cosa, sentimiento o idea dramática que aquel motivo va a caracterizar. El “leitmotiv”, una vez presentado, es repetido, alterado, fragmentado y desarrollado, muchas veces por las voces, pero la mayor parte de las veces, por la orquesta.