Actualidad

“El islam es claro y prohíbe agredir y faltar a los derechos”

Juan Saud. Guayaquileño, piloto profesional y comerciante. En 2004 fundó junto a 4 personas el Centro Islámico de Guayaquil. Hoy lo preside

Islam_Religión_Guayaquil
El vínculo. Juan Francisco Saud se inició en esta religión se dio hace 20 años, cuando residía en los Estados Unidos.JUAN FAUSTOS SANDOVAL / EXPRESO

La comunidad musulmana local se congrega en dos sitios: en la mezquita del Centro Islámico de Guayaquil, en la ciudadela Kennedy Nueva, y en el sector de la ciudadela Atarazana. En el caso de la Kennedy, cada viernes asisten a las oraciones hasta unas 300 personas. La gran mayoría son ecuatorianos (un 70 %), el resto, extranjeros, originarios de Siria y Palestina, principalmente.

Como musulmán, ¿qué sensación le deja el retorno de los talibanes a Afganistán?

A mí no me sorprende para nada eso. Lo único que puedo decir es que no lo esperaba tan rápido. Los talibanes siempre estuvieron ahí. Es mentira lo que afirmaban los medios internacionales de que estaban del otro lado de la frontera. Ellos nunca salieron de Afganistán.

12

¿Quiénes son los líderes talibanes clave en el futuro Gobierno de Afganistán?

Leer más

¿Le preocupa lo que estos acontecimientos puedan proyectar sobre la religión islámica, en especial en Guayaquil?

De qué manera nos puede preocupar esa gente si están del otro lado del mundo. No conozco qué son ni qué hacen. Además, lo que proyectan los medios internacionales es la huida de la gente que colaboró con las fuerzas que invadieron este país y quieren dejarlo ahora que esas fuerzas ya no están. En toda guerra, en todo conflicto, cuando hay un vencedor y un perdedor, siempre los vencedores van a querer ajustar cuentas con gente que colaboró en contra de ellos. Esa es la gente que está asustada, pero por lo que sé, ellos (los talibanes) han dicho que van a dar amnistía a todo el mundo. Lo cual no sé si será verdad o no. Nuestro centro islámico es independiente de cualquier partido político o ejército. Aquí todo el mundo es bienvenido. Musulmanes o no. Tenemos libros, eventos para musulmanes y para no musulmanes.

CONTEXTOLa irrupción del grupo insurgente de talibanes en Afganistán devuelve el foco mediático del mundo occidental sobre una religión que va tomando fuerzas en todo el planeta. Guayaquil no es la excepción. EXPRESO entrevista al presidente de una organización que es dueña de la primera mezquita islámica en la ciudad.

¿Qué tan importante ha sido el crecimiento del islam en Guayaquil tras 18 años?

Si lo comparamos con los centros de todo el continente americano, es poco. Pero si lo hacemos con los de Latinoamérica, es casi igual. En Estados Unidos la comunidad islámica es abismal. Y si uno revisa las cifras, es posible verificar que las que más se acercan al islam son mujeres.

Cuando se dan situaciones como las provocadas por grupos radicales en Occidente se analizan ciertas costumbres en el islam...

¿Como cuáles...?

Como el rigor en las prendas de vestir de las mujeres...

No hay nada de extraordinario en la manera en la que practicamos el islam. En toda religión hay códigos para que el hombre y la mujer se vistan. Entonces no sé cuál es el problema con el islam. O sea que porque otras religiones abandonan algunas de las doctrinas de su religión esperan que nosotros hagamos lo mismo. Eso no tiene ni pie ni cabeza ni nunca va a ocurrir en el islam. No hay poder en este mundo que pueda obligar a cualquier musulmán a dejar de respetar su doctrina. En el islam la mujer, e igual que el hombre, tiene un código de cómo vestirse. Con recato, nada más.

Talibanes recuperan su territorio después de casi dos décadas.

Los talibanes recuperan Kabul después de casi veinte años de guerra

Leer más

¿Y la persona que no cumple estas normas?

Cada persona sabrá dónde puede obedecer o no a Dios. Tampoco nosotros como Centro Islámico somos jueces o policías de nadie o de cualquier miembro para estarle diciendo lo que tiene que hacer o no con respecto a su religión. Esa no es nuestra función. Lo nuestro es brindar las facilidades para que las personas tengan dónde practicar sus oraciones, dónde congregarse y socializar con otros musulmanes.

¿Qué podría decirle al lector de EXPRESO con respecto a lo que se está viviendo en Afganistán ahora mismo?

Qué pase o qué no pase allá es muy difícil de saber con exactitud. Pero el islam es claro en lo que condena o no condena. Qué se puede y qué no se puede hacer. No hay lugar a medias tintas, porque en el islam es prohibido agredir o faltarle los derechos a cualquier persona. Sea hombre o mujer. Incluso a un animal. Estas prohibiciones son de hace mucho tiempo y las personas que lo cumplen saben que lo que se generaliza es totalmente falso. Por lo que yo invito a todo el mundo a que vengan y se informen de la fuente. Tenemos libros, eventos para musulmanes y para los que no musulmanes también.