Economía

Año 2020, los altos y bajos de la industria del banano desde la óptica de Acorbanec

El estudio de la Universidad U.C. Davis de Estados Unidos destaca que la actividad es económicamente sana, pero que no se debe dejar de invertir

Exportación de banano
El sector no ha estado ajeno a los problemas logísticos, en especial los causados por el ausentismo del personal por temor al contagio del Covid-19.Guillermo Lizarzaburo

El producto no petrolero de exportación más importante del país, que generó $ 2.611 millones hasta agosto pasó por una serie de circunstancias este año: inversiones en bioseguridad para la prevención de la raza 4 del fusarium (R4T), efectos del Covid-19, caída de precios externos y estudio de la U.C. Davis sobre la sustentabilidad.

La Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), que aglutina a las empresas que exportan el 36 % del banano y que cumplió 4 años de vida, realiza un análisis del sector para Diario EXPRESO con los aspectos más relevantes de la industria.

En mayo de 2018 Agroban (Corporación Regional de Bananeros Ecuatorianos), Acorbanec y otros actores de la cadena contrataron a The University of California Davis (U.C. Davis) para la realización del Estudio de Sostenibilidad de la producción de banano del Ecuador, que giró en torno a cuatro tipos de indicadores de capital común: humano, social y político, físico y financiero y natural. Después de un año marcado por el Covid y por una caída de precios en los mercados mundiales se conocen los resultados.

Innovar es vital. La U.C. Davis afirma que la industria bananera sigue siendo económicamente sana y socialmente sustentable. “Sin embargo, teniendo en cuenta los impactos del Covid-19, el cambio climático y patógenos, no se debe dejar de invertir e innovar en las cadenas de producción y exportación. No se debe pasar por alto el impacto positivo que la producción tiene en el país en cuanto a empleos y desarrollo social, por lo que un precio justo es esencial para el mantenimiento y desarrollo del sector”.

Invertir más. De cara al futuro, recuerda Richard Salazar Veloz, administrador de Acorbanec, la U.C. Davis de Estados Unidos manifiesta que existen oportunidades para invertir más en lo que se refiere a los patrones de producción de banano y la dependencia de sustancias químicas, por lo que una financiación adecuada contribuirá al desarrollo sustentable en el país y la región latinoamericana en general. Ecuador es el primer exportador de la fruta a nivel mundial.

El covid afecta.La pandemia no solamente afecta en la salud de las personas, sino en la economía mundial, no obstante, pese a todas las complicaciones tanto internas como externas el banano no dejó de exportarse, salvo los meses de mayor confinamiento, cuando los barcos no podían entrar a los puertos; el sector logró, hasta septiembre, exportar 286,98 millones de cajas, un 6,95% más que en el mismo período de 2019. Según Acorbanec. el sector fue el pilar de sustento de la dolarización.

Impacto en mercados. Los Estados Unidos y la Unión Europea en conjunto representaron el 36,86 %, y el 63,14 % restante se exportó a otros mercados “muy diferentes unos de otros, que te compran en contratos, spot y otros en cierta épocas del año”. Muchos de ellos vienen sufriendo problemas económicos, sobre todo aquellos que dependen del petróleo, como Rusia, Europa del Este, Medio Oriente y África del Norte; otros tienen sanciones económicas y/o por devaluaciones altas de sus monedas afectando la demanda.

En estos cuatro años de vida Acorbanec, que representa el 36 % de la exportación nacional con 38 socios, trabaja por la adopción de políticas bananeras de manera consensuada, que se adecúen a la realidad de los mercados que beneficien al exportador bananero ecuatoriano.

Richard Salazar, administrador de Acorbanec
Richard Salazar
Richard Salazar, administrador de Acorbanec.

Lo que se viene. Antes de la pandemia, el mundo cursaba ya por unas fuertes tendencias que ahora probablemente se verán reforzadas por la irrupción de esta, como inteligencia artificial, robótica y las acciones para detener el cambio climático (de ahí la iniciativa del Pacto Verde de la Unión Europea, los nuevos límites máximos de residuos, de la granja a la mesa). “Ahora más que antes, tanto la biotecnología como la infotecnología son las llamadas a encontrar soluciones y ayudar a manejar estos problemas”.

El precio es menor. Uno de los problemas es el “abuso” de poder por parte de los compradores internacionales. “Ecuador produce de manera voluntaria banano certificado, por convicción, y respetando las normativas locales y laborales, que garantizan la obligación de firmar contratos, pagar seguros. Pero los supermercados y los consumidores sobre todo en Europa exigen fruta con certificaciones, lo cual demanda mejor infraestructura y mayores costos, mayor trazabilidad, pero no están dispuestos a pagar más.

Adaptar el sistema. El esquema de precios diferenciados, establecido este mes por el Ministerio de Agricultura, pero que regirá para el 2021, no es nuevo, pero como concepto se adaptan a la realidad del mercado, sin embargo aún elSRI (Servicio de Rentas Internas) no adopta su sistema informático a ese sistema porque en años anteriores Rentas simplemente se limitaba a cobrar el impuesto en base al precio único, sobre todo en la temporada baja cuando los exportadores tengan que pagar un precio bajo.

Baja ¿insuficiente? ¿No es suficiente la reducción de precios decretada para el próximo año? Dada la situación del mercado el precio se mantendrá para el 2021. El problema del Covid se va a mantener y el del petróleo será igual. “El sector exportador aspiraba a una baja hasta los 6 dólares, pero va a seguir siendo alto para las condiciones del mercado”, dice Salazar. La compra del 15 % de fruta a los gremios está en duda, ya que los gremios no tienen ese porcentaje para proveer a los exportadores”.