Los que se quedan

  Editoriales

Los que se quedan

...no hay declaraciones concretas sobre cuál será la postura internacional frente a la instauración del dominio talibán, para asegurar el respeto a los derechos humanos de los más de 38 millones de habitantes de Afganistán ...’.

Es muy complicada la situación de Afganistán. Pero lo ocurrido tras la toma de Kabul por parte de los talibanes hace pocos días solo agrava la permanentemente convulsionada historia de esta nación. Con una población multiétnica y una pugna sin fin entre facciones que se disputan el poder, la violencia ha marcado su cotidianidad. Hoy, ante el plazo para la desocupación impuesto por los talibanes, las principales potencias que se establecieron en el país hace 20 años, con presencia predominante de Estados Unidos, centran sus esfuerzos en evacuar a sus tropas, a sus ciudadanos residentes y a los afganos que colaboraron con ellas durante su estadía iniciada en 2001. Sin embargo no hay declaraciones concretas sobre cuál será la postura internacional frente a la instauración del dominio talibán, para asegurar el respeto a los derechos humanos de los más de 38 millones de habitantes de Afganistán que no podrán escapar del país. La ocupación de dos décadas no logró cambios que garanticen un futuro diferente y la nación sigue siendo un punto geopolítico crucial con abundantes reservas minerales para la industria tecnológica y de armamento, y uno de los mayores productores de opio del mundo.

Resulta imperiosa una acción concertada internacional para velar por los que se quedan.