Editoriales

Autarquía es parálisis

"Los dólares no pueden “quedar dentro de casa” sino circular libremente para proveer los recursos para la importación de bienes de capital, insumos para la producción, y el consumo de los ecuatorianos"

La mera mención de autarquía, cobijada en frases como “los dólares deben quedarse dentro de casa”, está tan fuera de lugar que quienes se pronuncian en esos términos ponen en evidencia su falta de entendimiento de la disciplina económica; son, además, personajes situados fuera de la realidad caracterizada de la globalización, la apertura del comercio internacional, y los flujos de capital requeridos para complementar el ahorro interno.

La autarquía es una regresión a tiempos primitivos. Los dólares no pueden “quedar dentro de casa” sino circular libremente para proveer, entre otros, los recursos para la importación de bienes de capital, insumos para la producción, y el consumo de los ecuatorianos. De no haberse firmado un tratado de libre comercio con la Unión Europea, por ejemplo, hoy no habría mercado para el banano y otras exportaciones, y tendríamos pérdida masiva de empleos.

El intercambio generado por el libre comercio le ha añadido más de medio punto adicional de crecimiento al PIB, y lo que se requiere es acelerar la apertura de la economía para insertarnos más eficazmente en la globalización.

Se trata entonces de un ideario que merece ser rechazado y desechado.