Editoriales

Aplauso nacional

'Tanto médicos como enfermeras, así como personal de la salud, enfrentan momentos decisivos en los hospitales, atendiendo a miles de pacientes contagiados o con síntomas gripales’.

Mientras gran parte de la ciudadanía no acata la orden gubernamental de quedarse en casa para no propagar el coronavirus, otro segmento de la población se ve obligado a dejar su hogar para cumplir con una seria responsabilidad:salvar vidas.

Tanto médicos como enfermeras, así como personal de la salud, enfrentan momentos decisivos en los hospitales, atendiendo a miles de pacientes contagiados o que llegan son síntomas gripales. Ellos no tienen opción y arriesgan su integridad por el prójimo. Además deben permanecer aislados de sus familias para evitar el contagio. Y no son los únicos. Policías, militares, agentes de tránsito, empleados de las empresas de alimentos, entre otros, también dependen de las medidas preventivas para no sucumbir al virus, que ya ha contagiado a 341.000 personas y matado a más de 14.700 en el mundo.

Por eso, el aplauso nacional es para ellos, por trabajar sin descanso. La mejor forma de ayudarlos es respetando la ley para que su trabajo valga la pena. Nos unimos también a felicitar la labor de periodistas, fotógrafos, conductores y demás personal de los medios de comunicación, que no han desmayado en brindar información verificada y contextualizada, en momentos en que las noticias falsas se propagan con facilidad.