Consentimiento

  Columnas

Consentimiento

Una de las grandes innovaciones del siglo XVIII fue el surgimiento del derecho de las mujeres al divorcio y la transformación del consentimiento de una persona en argumento político.

Cuando doy charlas de salud sexual y reproductiva siempre trato de empezar con el concepto del consentimiento. Consentimiento significa estar de acuerdo con realizar actividades de índole sexual con una persona. Consentir y pedir consentimiento consiste en establecer tus límites personales y respetar los de tu pareja. Sin embargo, va mucho más allá de simplemente hablar de este tema; tiene que ver con todas las actividades físicas y emocionales que se realizan con otra persona.

Una de las grandes innovaciones del siglo XVIII fue el surgimiento del derecho de las mujeres al divorcio y la transformación del consentimiento de una persona en argumento político. Un concepto que muchos en el Ecuador piensan que se pierde cuando la pareja se casa.

En el Ecuador hay muchas mujeres casadas teniendo relaciones sexuales no deseadas. No consentir tiene muchas formas y no siempre es manifestado de la misma manera. Sentir que tengo que tener relaciones sexuales con mi pareja porque: “si no lo hago, lo buscará afuera de casa” no es respetar tu consentimiento. Planned Parenthood describe el consentimiento como: libre, entusiasta, específico, informado y reversible.

¿Por qué hablar de consentimiento en una charla de salud sexual y reproductiva? La salud sexual y salud reproductiva es la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria, sin riesgos de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo. Hay que enseñar a las niñas y a los niños la importancia del consentimiento desde la infancia y el rol que tiene en nuestras vidas sexuales y reproductivas. Es una parte esencial de la educación sexual integral, que empodera a la población a través del conocimiento de sus derechos.

Una forma de acabar con los tabúes relacionados con el consentimiento es crear espacios seguros e interactivos para hablar sobre el tema.

Ahora que las escuelas y colegios se abren nuevamente de forma presencial, exijamos a los profesores que respeten y enseñen a sus alumnos la importancia del consentimiento.