La réplica

  Columnas

La réplica

Mientras menos contagios, menos necesidad de camas de cuidados intensivos y mayores posibilidades de atención para casos emergentes.

Nos encontramos ‘ad portas’ de concluir el 2020. Un año que marcó la vida de muchos alrededor del mundo. Año en que tuvimos que flexibilizar las modalidades de contratación, así como la ejecución de las modalidades como el tele trabajo, o jornadas parciales. En lo político, al igual que la pandemia, saltaron los negociados en los repartos de hospitales, la compra con sobreprecios de fundas para cadáveres y mascarillas. El 2020 ha sido y será el ejemplo de un año caótico. Si algo debió dejarnos de lección es que la ola de contagios y el número de muertes tienen un solo origen: la indisciplina ciudadana, la cual es una de las características enraizadas en la población ecuatoriana, germen de la corrupción fundamentada en la ley del más bacán. Hago fiesta con todas las amistades porque soy bacán; no uso tapabocas por la misma razón, y así podríamos enumerar un rosario de irregularidades, que sumadas, dan como resultado el estallido de contagios y sus posteriores consecuencias de requerir atención en áreas de terapia intensiva, áreas generalmente saturadas.

El distanciamiento social pareciera ser que forma parte del pasado, ya no se lo practica, ni en centros comerciales y menos en transporte público; basta ver la Metrovía y la recientemente inaugurada Aerovía para comprobar lo aseverado. Es que pareciera que con el fin del 2020, todo lo que este significó terminará con el año. Nada más falso; el virus muta, las medidas preventivas son las únicas que de alguna manera pueden contribuir a que no nos contagiemos, porque esto no ha terminado.

Corresponde al Gobierno imponer disciplina con mano fuerte, solo un pueblo disciplinado es un pueblo con mayores posibilidades de superar la pandemia, sea cual fuere su cepa. Mientras menos contagios, menos necesidad de camas de cuidados intensivos y mayores posibilidades de atención para casos emergentes.

Ciudadanía y autoridades deben entender que la lucha contra la pandemia es esfuerzo de todos; que ya es inminente aplicar disciplina a todo nivel, caso contrario, el 2021, en muertes, será una réplica del 2020.