Ómicron

  Columnas

Ómicron

¡Qué sinsabor!, estemos atentos pues a los hechos que determinarán mucho, sin nuestro consentimiento

Con el anuncio de la variante ómicron podemos entrar nuevamente a una onda de miedo, rumores y desinformación. La variante descubierta en Sudáfrica presenta incertidumbres hasta ahora, pues hay que determinar si el riesgo de transmisibilidad es más alto que el de la variante Delta, si realmente amenaza otros anticuerpos que la vacuna actual no contempla y si su sintomatología es la misma.

Dependiendo de lo que se estudie y observe, debe determinarse si la nueva variante prueba ser una amenaza mayor y si afecta a otros anticuerpos. En ese caso se estima que la vacuna actual debería ser adaptada y que ese proceso tomaría aproximadamente 100 días. Entre los cambios de sintomatología hay medios que informan que esta variante no presenta la pérdida del gusto o del olfato. Por otro lado, si esta variante amaina, entonces las vacunas actuales protegen a la personas del efecto severo del virus y el impacto sería bastante distinto.

Mientras las cosas suceden, Israel ya cerró fronteras a viajeros provenientes de África, países europeos están tomando medidas restrictivas como imponer teletrabajo hasta diciembre, como es el caso de Bruselas. En Alemania la variante se detectó en Múnich en dos viajeros que habían llegado en un vuelo procedente de Sudáfrica el 24 de noviembre; en ese país se ha ordenado el confinamiento para los no vacunados, a quienes se les prohíbe prácticamente el acceso a casi todos los negocios, excepto a las tiendas de alimentación y las farmacias. Ese grupo tendrá restringidos los contactos, ya que no podrán reunirse con personas fuera de su núcleo familiar. En Austria se impuso el confinamiento más severo y más rápido; allí la vacunación será obligatoria a partir de febrero 2022, medida que también se anuncia en Alemania. En Canadá se detectaron dos casos y en Chile ya se toman medidas como prohibir la entrada de viajeros de Sudáfrica, Zimbabue, Namibia, Botsuana, Lesoto, Esuatini y Mozambique. Estados Unidos dice que podría tener ya la variante en su tierra, pero el presidente Biden ha sido cuidadoso en decir que no se debe entrar en pánico. Aterrizando en lo local, el presidente Lasso anunció el exhorto a presentar el carnet de vacunación para el acceso de los ciudadanos a las dependencias públicas, cuestión que sorprendió a la ciudadanía, pero que la mayoría parece aceptar. Estamos próximos a llegar al 70 % de vacunados dentro de la población y según cifras del Ministerio de Salud, debemos llegar a 85; con ese propósito se aceleró el acceso a refuerzos de vacunación a nivel nacional y se pide a la población que se vacune.

El mundo cambia a una velocidad de vértigo, la suspensión de libertades ya es parte del menú diario a contemplar en estos casos porque la amenaza es inmensamente colectiva. Hay protestas en el planeta a raíz de la imposición del pasaporte de vacunas y la restricción de libertades específicamente para los no vacunados. Escribo este artículo con la incertidumbre que presenta todo lo que gira en torno a la pandemia, sabiendo que es solo una línea más de información en un mundo confundido que pretende continuar con su vida ante la amenaza sanitaria de esta sospechosa pandemia que no termina de largarse.

¡Qué sinsabor!, estemos atentos pues a los hechos que determinarán mucho, sin nuestro consentimiento.