Meditaciones electoreras

  Columnas

Meditaciones electoreras

"Estas primarias se llevarán a cabo ya mismito, puesto que el CNE las ha programado para que se realicen del 9 al 23 de agosto"

“Te odio Alvarito porque me obligaste a votar por Correa”, se escribió con todo el ingenio del caso en las paredes capitalinas luego de los triunfos electorales de Rafael Vicente, ahora prófugo en la lejana Bélgica, y durante la llamada “década ganada” por sus partidarios que ahora, ante la pérdida del partido Alianza PAIS, se han acogido a otro: Fuerza Compromiso Social.

En estos próximos comicios electorales y legislativos, a lo mejor el grafiti anterior no puede volverse a escribir porque el magnate guayaquileño acaba de quedarse sin partido por las bajas dotaciones de Adelante Ecuatoriano Adelante en los últimos procesos electorales. Lo único que le queda a Alvarito, si no quiere faltar a su juramento de “ser candidato presidencial hasta que la muerte lo separe” es conseguir comprar o alquilar alguna agrupación política que aún siga legalizada en el organismo electoral para que lo proclame como candidato propio, si es que no se arregla el problema del partido que inventó.

Por la ausencia de Jaime Nebot en las próximas elecciones, es posible que repitan el grafiti dedicado a Alvarito si es que triunfa el candidato propuesto por el PSC, que bien pudiera ser el mismo Otto Sonnenholzner.

Así como Jamil Mahuad, que al hundirse en el “Titanic” para explicar la grave crisis económica fiscal que tuvo que soportar a fines del siglo pasado, nos “dolarizó”, ya no solo monetariamente sino también electoralmente estaremos “agringados”, puesto que el escogitamiento del candidato presidencial de cada agrupación política ya no se hará por capricho, por costumbre, por imposición o por los valores intrínsecos del escogido, sino como en EE. UU., mediante elecciones primarias en cada partido. Estas primarias se llevarán a cabo ya mismito, puesto que el CNE las ha programado para que se realicen del 9 al 23 de agosto. Sin embargo, además de Alvarito ya se habían autoproclamado como candidatos a Carondelet, obviando primarias, Isidro Romero Carbo y Guillermo Celi. El primero pensando que pese a su larga ausencia del escenario nacional conserva aún el afecto y adhesión de la poderosa hinchada del Ídolo. ¿Se unirá lo deportivo con lo político o son solo “sueños de una noche de verano”?