La poesía ecuatoriana

  Cartas de lectores

La poesía ecuatoriana

Escoger los mejores versos de la literatura ecuatoriana es una labor compleja, pero no imposible

La belleza del paisaje de los Andes ecuatorianos es un estímulo visual para la creación de versos, pero también lo es su paisaje cultural, esa mezcla de etnias que permiten que el Ecuador sea uno de los países más biodiversos del orbe, no solo por la cantidad de especies únicas que aquí conviven sino por su mosaico intercultural humano. Escoger los mejores versos de la literatura ecuatoriana es una labor compleja, pero no imposible. Estos son, en mi opinión, los mejores versos de la literatura ecuatoriana:

“¡Y amarle pude!... /Al sol de la existencia/ se abría apenas soñadora el alma.../Perdió mi pobre corazón su calma/ desde el fatal instante en que le hallé”. Dolores Veintimilla (1829-1857)

“Cuando de nuestro amor la llama apasionada/ dentro de tu pecho amante contemples extinguida/ya que solo por ti la vida me es amada/el día en que me faltes/ me arrancaré la vida”. Medardo Ángel Silva (1898-1919)

Son los más reconocidos, habrá otros, pero estos, son inigualables. Por favor, lea poesía.

Pablo Virgili Benitez