Cartas de lectores

Ignorancia de Evo y del SSXXI

El socialismo del siglo XXI ha demostrado enraizarse en algunos dirigentes ignorantes, y ser bandera de oportunistas que rodean...

Evo Morales sostiene desde Argentina que continúa siendo presidente de Bolivia “porque la Asamblea nunca aceptó su renuncia”. Es una demostración de carencia de entendimiento natural, de ignorancia sobre la propia Constitución que como presidente estuvo obligado a cumplir y a hacer cumplir. Desconoce la ausencia como causal para cesación del cargo de presidente. 

Pero la falta de razonamiento lógico y de coherencia es algo repetitivo entre los seguidores del socialismo del siglo XXI; lo vemos en Ecuador con manifestaciones contradictorias sobre la CIDH, con el pedido de acciones de protección y solicitudes de libertad de los beneficiados de medidas que garanticen su seguridad para “interpretar” las mismas y darle un sentido torcido para hacer creer que son “órdenes de libertad”, con la solicitud de acciones de protección a jueces que no son competentes pues están fuera de la jurisdicción correspondiente, etc. Entenderá el Sr. Morales que al haber renunciado, solicitado y obtenido asilo, irse a otro país no es un simple juego de niño caprichoso? Lo que está tratando es de sorprender a quienes no entienden el significado de leyes, de constituciones, que por lo que se ve en Bolivia, lamentablemente es una gran parte del pueblo que al haberlo elegido por repetidas ocasiones ha demostrado su desconocimiento total de lo que es la democracia, y haberle permitido atropellar la Constitución, desconocer el pronunciamiento del pueblo en un referéndum, y varias acciones más. 

El socialismo del siglo XXI ha demostrado enraizarse en algunos dirigentes ignorantes, y ser bandera de oportunistas que rodean y aplauden a esos dirigentes. Escandaliza que con ese nivel cultural haya podido llegar a la presidencia. En nuestro país tenemos caso parecido con un movimiento que duró 10 años y que hoy pretende retornar al poder. El CNE que no ve más allá de sus narices, sale a santificar las campañas de un movimiento que se encuentra en entredicho en el campo judicial por aportes ilegales a las campañas electorales.

Ing. José M. Halil Haas