Honremos a nuestros viejos

  Cartas de lectores

Honremos a nuestros viejos

Esta persona fue mi querido tío, Guillermo Adolfo Rodríguez Alvarado (GARA)

En un diario de la localidad salió un domingo el artículo “Árbitros de antaño. Capacidad y moral”, muy interesante, pero quisiera recordarles que existió otro, más o menos por los años 1947 (no recuerdo exactamente la fecha pues yo era pequeña); quien podría saber es el Sr. Jorge Delgado Guzmán, por ser de esa época, o Enrique Suárez Méndez, Rafael Guerrero Parker, aunque creo que ya murieron estos dos últimos. Dicha persona fue el primer árbitro que salió a la cancha y vistió pantalones cortos, creo que azul marino, y camisa del mismo color, ambos con un ribete blanco. En esa época los árbitros usaban pantalones largos. El caso fue que resultó el hazmerreír del público. Él era muy serio, correcto y enérgico; alto, muy delgado, con piernas de carrizo por lo flacas. Supongo que las autoridades -me parece que no existía la Conmebol- estudiaron el asunto y decidieron que esa era la vestimenta adecuada; así se usaba en otros países. También dicha persona trajo del exterior un librito-folleto que estaba en inglés y un amigo que sabía el idioma realizó la traducción. Mandó a imprimir Las 17 reglas del ‘football’, y mis hermanos Roberto y Nelson se situaron fuera del estadio Capwell y vendieron el librito. Dicha persona fue un personaje multifacético. Años después participó en los concursos que hacía diario El Universo: los famosos testamentos de fin de año, habiendo ganado varias veces; y por años fue secretario de PAMA y visitador a médicos de empresas extranjeras: Upjon, Horner y Wyeth. Esta persona fue mi querido tío, Guillermo Adolfo Rodríguez Alvarado (GARA).

Martha Jurado Rodríguez