¿Deben ser consensuadas las obras para el deporte?

  Cartas de lectores

¿Deben ser consensuadas las obras para el deporte?

No hay que pensar solo en qué cosechamos del 2022 al 2025, también poner mucho énfasis en los problemas de salud mental de nuestros representantes a nivel mundial, con una acción más profesional

Por sus actuaciones y declaraciones recientes parecería que el ministro del Deporte se encuentra en una carrera contra el tiempo, queriendo implementar a 400 deportistas de alto rendimiento antes de seguir la pista a las denuncias que hiciera la consultora Pazmiño y Pazmiño’, contratada por la Dirección Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación (Dinader), para que haga una evaluación sobre los trabajos en la pista atlética de San Rafael (Esmeraldas), la cual tiene fallas de orden técnico pues le faltan 25 cm de largo. La pista atlética es de 400 m pero se afirma que solo posee 399 m con 76 cm: nadie podría utilizarlas para competencias oficiales ya que las marcas nacionales, sudamericanas, panamericanas o mundiales no podrían ser homologadas jamás. A la gente del deporte no le parece mal que el ministro se tome fotos con deportistas y dirigentes para promover eventos oficiales, mas piensan que está mal no haber observado las condiciones en que se encuentran escenarios deportivos con sus pistas de atletismo, para que no se endeude más al país con nuevas compras aún no consensuadas con dirigentes nacionales y provinciales. No hay que pensar solo en qué cosechamos del 2022 al 2025, también poner mucho énfasis en los problemas de salud mental de nuestros representantes a nivel mundial, con una acción más profesional.

Emilio Ruiz Ortiz