Cartas de lectores

La curiosidad en la docencia y el aprendizaje

Continuamos memorizando números, fórmulas; en vez de pensar matemáticamente y científicamente.

La docencia es una amplia esfera del conocimiento para aprender y enseñar, es además la base hacia el desarrollo del talento. Educar para el asombro depende del alto nivel de interés sobre determinados contenidos que tengamos como docentes. Por tanto debemos mantenernos despiertos e interesados por el mundo que nos rodea. «No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso» (A.Einstein), motor, de todas las investigaciones; sean científicos, tecnológicos e incluso artísticos. De esta forma, también podremos lograr despertar la curiosidad de los educandos, como un recurso para mejorar su aprendizaje.

Por ello, la neurociencia lleva investigando hace algún tiempo los elementos que despiertan nuestra curiosidad y capta mucho la atención. Así permitirá a los docentes lograr que sus estudiantes se sientan realmente interesados por las explicaciones en clases. Como la enseñanza, la investigación se basa en la curiosidad. La educación solo centrada en el adoctrinamiento no genera pensamiento crítico. Continuamos memorizando números, fórmulas; en vez de pensar matemáticamente y científicamente. Si enseñamos programación de computadoras en lugar de crear software educativo interactivo; seguiremos matando la curiosidad de nuestros estudiantes.

Mg. Roberto Camana