El fortín de Punta de Piedra está indefenso ante el olvido

  Guayaquil

El fortín de Punta de Piedra está indefenso ante el olvido

La comuna se halla al pie del río, entre Guayaquil y Puná. Allí quedaba el primer fuerte de defensa de la ciudad. Sus habitantes carecen de servicios.

IMG-0872
En Punta de Piedra viven alrededor de 180 habitantes.Cortesía

En marzo, mientras les daban un taller a los comuneros sobre el manejo y aplicación de controles para la movilización fluvial, miembros de la Armada del Ecuador se dieron cuenta de que la mayoría no tenía estudios. Y no porque no quisieran: los habitantes de Punta de Piedra anhelan alcanzar una mejor calidad de vida para ellos y sus hijos a través de la educación, pero el sitio carece de una escuela.

En el curso del sistema de geoposicionamiento, el presidente de la comuna, Agapito Risco, le dijo a Gary Menéndez, miembro de la Armada, que sería complicado que tomaran dictado, pues los comuneros en su mayoría son analfabetos.

Entonces se replanteó brindar los talleres con gráficos. Menéndez resalta que una escuela también les permitiría a los adultos culminar sus estudios.

Sin embargo, ese es solo uno de los múltiples problemas de Punta de Piedra, una comunidad ubicada al pie del río Guayas, a medio camino entre Guayaquil y la isla Puná.

Pese a su antigüedad (que algunos moradores estiman es de 70 años) y su cercanía con la ciudad, Punta de Piedra parece que estuviera en el siglo XIX: no posee electricidad, agua potable, educación ni salud.

En la comuna hay un pozo de donde emana agua amarillenta, que los comuneros usaban para lavar ropa. Pero en junio se secó, por lo que piden ayuda al sector privado para recuperar esa fuente. Mientras tanto, la Armada se encarga de llevarles el líquido vital.

De cuarenta casas, quince poseen generadores. Deseamos poder contar con servicios básicos.

WASHINGTON RAMÍREZ,
de 34 años,
comunero

La falta de electricidad es otro inconveniente, indica el también comunero Washington Ramírez, de 34 años. Él menciona que de 40 casas, 15 poseen generadores y con ello tratan de arreglárselas. Por ejemplo, si alguien necesita luz se organizan para proveerla con extensiones.

Porque contar con un generador les resulta casi un lujo, ya que semanalmente gastan de 15 a 24 dólares en combustible, según el tipo de generador. Por eso aprovechan la luz del día.

Según Ramírez, desde hace siete meses existe un proyecto con el Municipio de Guayaquil para brindar electricidad. Les han ofrecido que esto se concretará en un par de años. “Deseamos poder contar con servicios básicos”, insiste.

A1-6421564 (16421564)
Estudiantes de la Unidad Educativa Fiscal Armada Nacional prevén construir una escuela con material reciclado, en la población.Amelia Andrade

Pero no es la primera vez que tienen un ofrecimiento de ayuda. En 2004, el Municipio y la Armada anunciaron un convenio para recuperar el primer fuerte militar de la ciudad, ubicado en ese sector del río. El objetivo era convertirlo en un atractivo turístico, recuperando el muro y los cañones que estaban sepultados en el lodo.

Francisco Romero, de 54 años, síndico de la comuna, resalta que hay varios problemas que están tratando de resolver y que hubo un avance con el Acuerdo 050 de comunas, en el que se indica que estas gozarán de todos los derechos garantizados en la Constitución.

Me interesa que se construya la escuela porque ya quiero que mi hijo termine sus estudios.

FRANCISCO ROMERO
de 54 años,
síndico de Punta de Piedra

Los moradores, en el afán de tener un centro de salud o educativo, han levantado una edificación gracias al apoyo de la Armada. Romero dice que el Gobierno dio el visto bueno para un centro de salud, por lo que han dejado en pausa la obra, y resalta que la construcción no la usan para eventos. “El lugar se respeta y se usará para un destino apropiado, sea una escuela o un centro de salud, que son primordiales”, enfatiza.

El centro de salud para el sector es elemental porque para hacerse atender de los médicos que se encuentran en Puerto Roma, una localidad ubicada a quince minutos, deben pagar 100 dólares por el viaje en lancha por cada visita a la zona. 

RESEÑA

Antiguos reportes de la situación

El 15 de junio de 2001, este Diario publicó un artículo sobre el olvido que sufrían los habitantes de Punta de Piedra, un histórico lugar que fue un fortín de la ciudad. De nuevo lo hizo en octubre de 2007, como parte de una serie de crónicas sobre poblaciones aledañas que sufrían múltiples carencias. Doce años más tarde, la visita de un equipo de este medio para cubrir un agasajo navideño, permitió evidenciar que la situación de la comuna poco o nada ha cambiado.