Los primeros golpes a la Superliga de Europa

  Deportes

Los primeros golpes a la Superliga de Europa

Manchester City y Chelsea iniciaron los trámite para dejar la organización. En España los socios decidirán el futuro de los clubes

PROTESTAS-STAMFORD-BRIDGE-SUPERLIGA
Los hinchas del Chelsea llegaron a Stamford Bridge para mostrar su rechazo por la Superliga.NEIL HALL

La pomposa Superliga Europea de fútbol empieza a quedarse sin brillo. El hincha de graderío, la variante no considerada por los directivos, se hizo sentir. Además, las instituciones más poderosas como la UEFA y la FIFA mantienen su tesis de expulsión y algunos fundadores han empezado a dar marcha atrás.

Pep-Guardiola-Bielsa-Marcelo

Guardiola: "No es un deporte cuando la relación entre esfuerzo y recompensa, no existe"

Leer más

En Inglaterra, seguidores de Arsenal, Liverpool, Chelsea, Manchester City, Manchester United y Tottenham salieron a las calles a protestar por la creación del nuevo torneo. Y lo hicieron con frases contundentes. “Sin los hinchas no existen”, “El club ha muerto hoy”, rezaban las pancartas.

No nos gusta y no queremos que ocurra. Esta es nuestra posición como colectivo. Nuestro compromiso con este club de fútbol y con sus aficionados es absoluto e incondicional.

Jordan Henderson, capitán del Liverpool

Los seguidores del Chelsea fueron los más agresivos. Ellos se aglomeraron en las afueras de Stamford Bridge e impidieron que ingrese el bus del equipo para el partido contra el Brigthon. Petr Cech, gloria azul, tuvo que bajarse del bus y pedir paso a los hinchas, explicando que los jugadores no formaron parte de la decisión institucional. Pero nadie se movió. Claro, todo cambió cuando llegaron los anuncios no oficiales: Manchester City y Chelsea renunciarían a la Superliga.

Eso bastó para que los hinchas empiecen a gritar como si fuera el mejor gol de sus vidas. Y dejaron pasar el bus.

La protesta de los aficionados abrió una arista que no se había considerado. El responsable de servicios deportivos de la consultora Brand Finance, Hugo Hensley, dice que las opiniones de los aficionados son “abrumadoramente negativas”, ya que según su análisis las publicaciones negativas superan a las positivas en una proporción de tres a uno.

“Sentimientos negativos como este inevitablemente conducirán a un menor gasto en la jornada de partidos e ingresos comerciales en los países de origen de los clubes, que sigue siendo la fuente principal de ingresos de cualquier club europeo”.

Además, los fundadores podrían perder 2.500 millones de dólares en valor de marca combinado, según la consultora. Este cálculo contempla una pérdida de ingresos de 1.100 millones al año para los clubes fundadores, resultado de la caída de facturación por derechos de emisión, ingresos comerciales e ingresos en día de partido (entradas, abonos y consumos en los estadios) suponiendo que estos equipos no pudieran competir ni en la Champions, ni en sus ligas nacionales.

No es deporte cuando no existe la relación entre el esfuerzo y el éxito. No es deporte cuando el éxito está garantizado de antemano. No es deporte cuando no importa si pierdes.

Pep Guardiola, entrenador del Manchester City

En España, mientras el presidente del Real Madrid y de la Superliga, Florentino Pérez, justificaba la creación como un método para ayudar a todos los equipos en la parte económica y para salvar al fútbol ante la caída en los medidores de audiencia entre los jóvenes, los socios de Barcelona se juntaban para exigir una votación para que sean ellos quienes decidan el destino del club. Y Joan Laporta tuvo que aclararlo: el cuadro catalán seguirá en el proyecto solo si existe el visto bueno de los socios.

Y esa caída de las primeras piezas del dominó se juntó con otros problemas. Por ejemplo, las 55 federaciones miembro de la UEFA aprobaron por unanimidad la condena a la Superliga.

Esa decisión contó con el impulso de la FIFA. Su presidente, Gianni Infantino, explicó que “solo puede desaprobar firmemente la creación de la Superliga, que es una tienda cerrada y una ruptura con las instituciones actuales, con las ligas, con las asociaciones y con la UEFA”.

La Superliga sufrió varios golpes en sus primeras 48 horas de existencia. A este punto, ya no luce tan firme como cuando se habló de generar millones de dólares para un grupo reducido de equipos, yéndose en contra del principio de la competencia y dejando de lado a los clubes más pequeños, de las ligas menores.

SE REFUGIARON EN LOS JUZGADOS

El Juzgado de lo Mercantil 17 de Madrid adoptó medidas cautelares para impedir cualquier procedimiento que impida la puesta en marcha de la Superliga.

Según EFE, dicho juzgado tomó esta decisión para prohibir a la FIFA, la UEFA y a todas sus Federaciones o Ligas asociadas “adoptar cualquier medida que prohíba, restrinja, limite o condicione de cualquier modo, directa o indirectamente, la puesta en marcha de la Superliga”.

Asimismo, dichas decisiones prohiben que se tome “cualquier medida sancionadora o disciplinaria contra los clubes participantes, su jugadores y directivos”.

Esa fue la única buena nueva de ayer para la organización naciente.

La Superliga atenta contra el espíritu del fútbol. Esperemos que se mantenga la posición firme de la FIFA porque esto llega a atentar todo lo que es el fútbol internacional.

Francisco Egas, presidente de la Ecuafútbol
BARCELONA-HUESCA-LIONEL-MESSI

Límite salarial, uno de los pilares de la Superliga de Europa

Leer más