Deportes

Guillermo Almada reconoció que sí dirigiría a Liga de Quito pese a su pasado en Barcelona

El entrenador que salió campeón con los toreros en 2016 habló de varios temas, entre esos la rivalidad que hay entre albos y amarillos

Guillermo-Almada-Santos-Barcelona
Guillermo Almada, entrenador del Santos Laguna, dejó en la temporada 2018 el fútbol ecuatorianoCORTESIA

Guillermo Almada es un director técnico que logró calar hondo en el corazón del barcelonismo, no solo por conseguir el título en la temporada 2016, también por su estilo de juego que lo llevó a romper algunos récords en aquella campaña.

Barcelona-Liga-campeón-LigaPro

La COVID-19 vuelve a interferir en el fútbol ecuatoriano

Leer más

En conversación con la radio Área Deportiva, Almada habló de varios temas, entre los más picantes, la rivalidad que existe entre Barcelona y Liga de Quito. El charrúa recordó lo que era jugar esos partidos y hasta anticipó que, de darse una oferta, no descartaría medir al equipo de la capital.

"En este tipo de partidos se tiene mucha motivación, se nota desde el primer día de entrenamientos. No hay que transmitir duda en los futbolistas porque ellos captan todo. Más allá de ese morbo, siempre se hablaba del invicto de Liga en Casa Blanca, no quiero polémica, pero Barcelona dio una vuelta allí; es un partido muy importante", explicó el DT de Santos Laguna de México.

Sobre la posibilidad de dirigir al cuadro albo, Almada fue contundente y expresó que si el contexto se da, no le negaría una negociación a los albos.

"Liga es un equipo importante y de los mejores equipos organizados, yo no me cierro nunca a nada soy agradecido al fútbol ecuatoriano, Liga es un equipo atractivo para cualquier entrenador. Si Barcelona está con entrenador y Liga me llama, no me cerraría a la posibilidad", agregó Almada.

AUCAS-HÉCTOR-BIDOGLIO-COPA

Copa Sudamericana: Guayaquil City debuta y Aucas busca su primera clasificación

Leer más

Además ratificó su ideología sobre jugar en la altura y el daño que causó por los duelos disputados al mediodía, un reclamo que siempre enfatizó el charrúa.

"Sigo sosteniendo que la altura marca una diferencia, acá es distinta la altura de Quito. Nosotros por ejemplo estamos a 2.200m acá y cuando salimos estamos a 2.300m. Tuve problemas de la piel, por eso sostuve que jugar al medio día no era prudente, no quiero entrar en polémica", concretó.