Buenavida

Lo bueno y lo malo para el rostro de las recetas caseras

Hay productos que nos aplicamos porque alguien lo recomendó o porque lo leímos en las redes sociales. No todo lo natural es inofensivo.

rostro
Hay algunos productos que son naturales, pero que pueden causarte irritaciones.Shutterstock

En ese deseo de vernos más jóvenes, con la piel de porcelana y sin manchas de sol ni rastros de acné, hacemos uso de esos remedios caseros de la abuela. Han pasado de generación en generación y la lista es amplia. Hay quienes se colocan pepino en el rostro porque dicen que allí está el secreto de la juventud o los que aseguran que no hay mejor exfoliante que el azúcar.

No faltan tampoco los aficionados a la avena, a la sábila, al limón, a la leche... ¿Pero funcionan? Depende. Lo que a ti te resulta, puede que a tu amiga le cause una irritación.

La doctora Lorena Panchana, especialista en Estética y máster en rejuvenecimiento facial, cuenta que a su consulta llegan personas con irritaciones porque se han aplicado alguna sustancia que alguien les sugirió. Algunos han optado por la leche de la cebolla o de la papaya, otros siguieron el consejo de una amiga que les aseguró que no hay nada mejor que el bicarbonato o el vinagre para limpiar profundamente el rostro y aclarar la piel.

face yoga

Face yoga: nuevo ‘bótox natural’

Leer más

¿Entonces son malos? No. El problema está en aplicarse productos que no son adecuados para nuestro tipo de piel o en cantidades que no son las aconsejables, explica.

La doctora Rooxi Casquete, dermatóloga y cosmiatra, indica que a veces hay productos que parecen inofensivos, pero a los que algunas personas son alérgicas y vienen entonces los problemas. Hay quienes, por ejemplo, tienen acné y escogen productos un poco grasos que lo que causan es que se taponen los poros.

¿Y qué tal si hacemos uso de una mascarilla de avena con miel y unas gotitas de limón? En las redes sociales la promocionan mucho, pero hay que tener cuidado porque si no limpiamos bien nuestro rostro, al día siguiente al exponernos al sol, uno de sus ingredientes puede hacer que se nos manche la piel.

EXPRESO te muestra algunas de esas sustancias más usadas y en qué casos podemos usarlas y en cuáles no.

  • Azúcar

Muchos especialistas recomiendan usar un exfoliante una vez a la semana y aunque el azúcar es una opción natural, el secreto está en cómo se usa. Hay quienes la mezclan con miel y si se la aplican de manera superficial, no les causará daño, pero si lo hacen presionando mucho sobre la piel, habrá irritación.

  • Sábila

Están quienes tienen una fe ciega a la sábila y la realidad es que sus cristales tienen beneficios cosméticos y regeneradores, pero es necesario quitarle la parte de la piel y tener cuidado en dejar escurrir el líquido amarillento, porque este puede producir irritación a algunos tipos de piel. Igual ocurre con el pepino.

  • Limón

Tiene vitamina C, que destaca por tener un efecto antioxidante y aclarante. El problema está en que si te aplicas directamente en la piel puede irritar. Además, solo debes usarlo en la noche y colocarte en el día bloqueador solar. De no tener estos cuidados, se te generará una mancha en el rostro al contacto con los rayos solares.

  • Bicarbonato

No faltan aquellos que lo recomiendan para blanqueamiento dental, para aliviar malestares gástricos y para la piel, ya sea como exfoliente o para combatir el acné. Aunque los especialistas destacan sus beneficios, alertan de que hay que saber cómo usarlo, cuándo y cuánto, pues puede provocar daños en la barrera natural de la piel.

  • Vinagre

Puede ser de ayuda para quienes sufren de acné y espinillas, pero siempre que se lo use bajo prescripción de un profesional. El uso diario del vinagre de manzana puro (sin rebajar con agua) puede causar quemaduras, irritaciones, además de empeorar las infecciones que existan y hacer que la piel luzca seca y marchita.

  • Leche y avena

¿Y si nos ponemos una mascarilla de leche con avena para dejar el rostro con un efecto aterciopelado? No es mala idea siempre que no seas alérgico a la avena y que no tengas la piel grasa, pues la leche, debido a sus componentes, podría generarte una obstrucción en los poros y, por lo tanto, generar más granitos en la cara.

Es importante que no olvidemos la hidratación, pero deber hacerse de acuerdo al tipo de piel.

Rooxi Casquete, dermatóloga y cosmiatra

Si bien es cierto que lo natural siempre va a ser mejor, el problema está en la utilización.

Lorena Panchana, médica estética