Buenavida

El tras bambalinas de la industria textil de lujo

Las grandes casas de moda  a nivel mundial facturan millones de dólares en piezas exclusivas que solo pocos poseen. ¿Vale la pena invertir en ellas?

Moda
Hermès, Chanel, Dior, Gucci, Louis Vuitton, Valentino, Burberry y Pierre Cardin son algunas de las firmasShutterstock

Películas de cine y canciones las nombran como señal de opulencia. En cada alfombra roja o premiación artística, las celebridades más importantes a nivel internacional no pierden la oportunidad de vestir con piezas de diseñador. Además, el objetivo de los exclusivos Fashion Weeks es poder ser una de las principales plataformas para dar a conocer las últimas tendencias aspiracionales propuestas por las marcas de moda de lujo más importantes del momento.

Al hacer un recuento de cómo inició este nicho en la industria textil, la asesora de imagen Alejandra Paredes expresa que se crearon a finales del siglo XIX en atelieres artesanales pequeños. “Fue luego de la Primera y Segunda Guerra Mundial que hubo un resplandor de la moda de lujo, ya que las personas comenzaron a tener mayor demanda por ellas”, comenta. Hermès, Chanel, Dior, Gucci, Louis Vuitton, Valentino, Burberry y Pierre Cardin son algunas de las firmas que vieron la luz en esta etapa de la historia en Europa, las cuales hasta el momento dirigen el timón en el rubro del vestuario y accesorios.

Pero… ¿qué es lo que distingue a una marca de lujo de las demás? La consultora y estratega de imagen Betty Silva recalca que, al ser creadas por manos artesanales, los objetivos principales son tener diseños exclusivos e innovadores, brindar calidad, ser piezas duraderas y, sobre todo, estar respaldadas con la reputación de la firma. “Todas tienen un costo elevado, por lo que su nicho principal es la clase social alta”, analiza Silva.

Apuesta a la digitalización

A causa de la pandemia, muchas empresas volcaron de forma inesperada sus ventas al comercio electrónico. Sin embargo, Silva recalca que estas firmas ya venían trabajando en esta modalidad desde hace muchos años. Un ejemplo es Burberry, que comenzó a hacer transmisiones de sus desfiles por redes sociales hace más de una década.

Su espacio en Ecuador

Ambas especialistas consideran que el país aún “no ha podido despegar” en este rubro porque las marcas no han invertido en tiendas físicas a causa de la realidad social, política y económica. “Los aranceles para las importaciones son muy altos. Las personas optan por comprarlas cuando viajan a otros países o en las zonas libres de impuestos de los aeropuertos”, dice Paredes.

Cómo identificar una réplica

Es común ver imitaciones de carteras y otros accesorios en diversos lugares. Para reconocer si va a comprar o no un artículo falsificado debe prestar atención a todos los detalles, como que no tengan costuras irregulares, hilos sueltos o botones con imperfecciones. En su mayoría, las marcas de lujo cuentan con un sello con el número de serie de elaboración o un certificado de autentificación. El empaque en el que vienen también es importante: no debe tener ninguna mancha o alteración de color. Se recomienda comprar en tiendas o páginas webs oficiales.

Firmas insignes

Al hablar de moda de lujo inmediatamente surgen en la escena los nombres de personajes únicos en la historia como John Galliano, Valentino Garavani, Pierre Cardin, Gianni Versace y Karl Lagerfeld. Este último creativo fue uno de diseñadores más influyentes del siglo XX y XXI, ya que desde que se unió a la familia Chanel (1983) hasta el día de su fallecimiento (2019), jamás dejó de innovar en sus colecciones. Además, su destacada labor en la firma hizo que la marca resurgiera una década después del fallecimiento de su creadora, Coco Chanel.

Debe saber

mont tendencia

Estampado de vaca: arriesgado y divertido

Leer más

Las marcas de lujo más valiosas son Louis Vuitton ($ 39,3 mil millones), Gucci ($ 8,6 mil millones), Hermès ($ 18,1 mil millones), Cartier ($ 10,7 mil millones), Rolex ($ 9,1 mil millones) y Chanel ($ 9 mil millones).

  • Fuente: Forbes (2019)

“Son piezas de colección que no se devalúan”

“Como fashion blogger, las marcas de lujo son muy importantes para mí. Al trabajar a través de mis redes sociales, siempre hago una muestra de moda para el mundo, y por eso debo tener elementos icónicos en la historia. La primera vez que compré una cartera de diseñador fue en 2014, cuando viajé con mi esposo a París y obtuve una Louis Vuitton. Desde ese día, no he parado. Actualmente tengo 12 (también de otras marcas como Gucci y Chanel) y pienso seguir coleccionándolas hasta que tenga la oportunidad.

Es cierto que su valor es alto, al sobrepasar los miles de dólares, pero yo las veo como una inversión porque jamás se van a devaluar. Las que yo tengo están intactas porque las cuido minuciosamente, las guardo en sus propias cajas para que mantengan su forma y brillo. Sin duda, valen cada centavo que he pagado por ellas. Como tengo una hija, ella las va a heredar en el futuro. Así como hay quienes coleccionan cuadros de arte, un amante de la moda va a coleccionar carteras o zapatos únicos de marcas importantes”.

  • Denisse Dabul. Influencer de moda, modelo, expresentadora de TV y exreina de belleza. Guayaquileña, pero vive en Los Ángeles.

“Prefiero apoyar a los artesanos locales”

“Me gustan las prendas y accesorios de lujo porque manejan las tendencias internacionales, pero sobrepasan mi presupuesto y sé que puedo encontrar opciones con diseños muy parecidos en el mercado local. Al comprar una cartera hecha por un artesano, se democratiza la moda y se impulsa el talento nacional. Además, también hay opciones vintage que se pueden adaptar al estilo de cada persona.

Sí se puede vivir sin ellas y para ser fashionista no se necesita vestir con marcas de lujo. Mi esposo me regaló una cartera Louis Vuitton por nuestra boda, pero mi filosofía es invertir en cosas de calidad sin importar una marca específica, porque muchas veces se paga más por el nombre y estatus que tiene la casa de moda.

Si alguien decide tener una, la idea es incorporar esa pieza en sus looks de forma recurrente para aprovecharla”.

  • Alejandra Paredes. Comunicadora organizacional, asesora de imagen, styling y personal shopper.