TOC amoroso: cuando el amor se convierte en una obsesion

  Actualidad

TOC amoroso: cuando el amor se convierte en una obsesion

¡Cuidado! Los celos enfermizos son síntomas de este trastorno de personalidad.

Cuando las horas del día llegaban a su fin, y mientras todos descansaban, a Isabella la angustia la comía viva. Como cada noche, las mismas preguntas se acumulaban en su cabeza: ¿y si está con otra mujer? ¿En verdad me ama? ¿Me estará mintiendo?

Muchas dudas, las mismas respuestas. Las eternas peleas por las inseguridades que crecían. La obsesión por comprobar hechos que tal vez solo existían en su cabeza. Este era el calvario de la universitaria guayaquileña. “Él se convirtió en mi día a día”, confiesa la joven.

Isabella pertenece al grupo de personas que son diagnosticadas con el trastorno obsesivo compulsivo relacional (TOCR). En palabras sencillas de comprender: su adicción era su pareja.

▶Lee: Menstruación: ¡mitos y verdades sobre el periodo!

¿Qué es el TOC amoroso?

“El trastorno compulsivo obsesivo se define desde la psicopatología psiquiátrica como un padecimiento crónico, en el cual, la persona tiene pensamientos recurrentes que no los evoca y comportamientos que no los puede controlar”, explica el psicoanalista Carlos Silva.

Las personas que padecen de TOCR tienen ideas que aparecen una y otra vez, sin cesar. El asedio permanente hacia la pareja es la forma que ellas han podido conseguir para apaciguar la angustia que tienen. Sin embargo, los síntomas varían en cada persona: en ciertos casos pueden ser celos enfermizos, en otros se manifiestan con personalidades autoritarias y con creer tener la razón en todo lo que se diga o se haga. En el caso de Isabella, ella padecía de inseguridades que la llevaban a imaginar situaciones de infidelidad que nunca ocurrieron.

Una de las posibles causas que detonan el trastorno es el abandono emocional que sufrió la persona durante su infancia, lo que generó un sentimiento interno del riesgo de ser ignorado por su pareja. El TOCR los lleva a desarrollar una necesidad de controlar al otro.

▶Lee: ¿Qué pasa si educas a tu perro a gritos?

Aunque para la estudiante estas interrogantes eran normales, poco a poco iban afectando a su vida académica y personal. Sin darse cuenta, ya había perdido 2 materias del semestre por estos recurrentes pensamientos que la atormentaban. El especialista consultado por EXTRA concuerda que el TOCR no solo repercute en la pareja, sino también en las relaciones familiares y de amistad de la persona que sufre este trastorno.

Afectan mucho en el sentido de que tiene que confirmarse todo para sí mismo en relación al otro, si está o no enamorado, si lo quiere o no lo quiere”, añade Silva.

¿Cómo superar este problema?

A diferencia de otras patologías psíquicas, al TOCR no se lo puede tratar con pastillas, se necesita paciencia. Las personas con este trastorno pueden pasar años hasta que, finalmente, gracias a terapia puedan recuperarse. “Se debe encontrar lo que motivó este trastorno de personalidad para así hacer el proceso terapéutico y modificar esta forma de ser”, explica la sexóloga María de los Ángeles Núñez.

El TOCR consume la tranquilidad de sus víctimas manteniéndolos en un constante sosiego. La historia de Isabella con este trastorno está finalizando. Por iniciativa propia acudió a un psicólogo, un año y medio después siente que su estilo de vida ha mejorado y que sus pensamientos, por fin, le pertenecen y puede controlarlos. Por este motivo, es importante que las personas que tienen estos problemas de personalidad acudan a un profesional para que sean tratados, porque no es solo cuestión de iniciativa propia o fuerza de voluntad, se necesita un trabajo en conjunto entre el especialista y el paciente.

via GIPHY

html