Para esos dias dificiles

  Actualidad

Para esos dias dificiles

Convierta en bienestar el tiempo de menstruación. ¿Cómo hacerlo? A través de una buena alimentación.

Los cólicos menstruales pueden reducirse si integra en su dieta: frutas, carnes magras, infusiones, avena, huevo y cacao.

Si es de las mujeres que sufre de cólico, inflamación y otros síntomas menstruales, sepa que la nutrición podría ser su gran aliada para combatir esas molestias.

Durante este período hay un desequilibrio hormonal que altera la parte emocional, incluso el apetito; sin embargo varias molestias podrían aplacarse “con una dieta equilibrada que contenga triptófano (aminoácido esencial en la nutrición), magnesio y vitamina B6”, expresa Paola Sánchez, máster en dietética y nutrición, quien compartió una lista de alimentos que debe considerar, incluir en su menú, durante esos días del mes.

Consuma:

- Huevo: Uno de los alimentos que más triptófano contiene, así como vitamina B6, calcio, fósforo y magnesio.

- Cacao: El chocolate negro (70%) produce endorfinas que dan sensación de bienestar. Tiene selenio, que ayuda a controlar los estados de ánimo y fortalece el cerebro.

- Carnes magras: Pollo o pavo son ricas en el citado aminoácido, así como los pescados azules: salmón, atún, sardina.

- Avena: Su ácido fólico, vitaminas B1 y B6 contribuyen a evitar los cambios bruscos en los niveles de azúcar, que pueden generar alteración del carácter e irritabilidad.

- Frutas: La naranja, fresa, kiwi, piña y arándano, ricas en vitamina C, mejoran el humor.

- Infusiones: La manzanilla, jengibre y orégano tienen propiedades relajantes y merman la inflamación.

Evite

- Azúcar refinada, comida procesada o con mucha grasa. Provocan acidez o malestares que se suman a los de la menstruación.

- Consumir alimentos con mucha sal: embutidos, enlatados, esnacks . En este período se retienen líquidos y se aumenta de, entre 0.5 k a 3 k de peso.

- Beber alcohol contribuye a la retención de líquidos.

Mitos

- El limón no la ‘corta’, tomar cosas heladas tampoco y muchos menos ejercitarse. Esta última actividad genera endorfinas que mejoran la salud emocional, calma el dolor y reduce la inflamación.