La carrera de Medicina, lo común en la riña por cupos

  Actualidad

La carrera de Medicina, lo común en la riña por cupos

Espacios se otorgaron por segmentos y por puntajes Aspirantes esperaron hasta tres procesos y no tuvieron éxito Otros desistieron de sus sueños

Caso. Apolo no pudo acceder a un cupo en Medicina y para no alargar años en sus estudios eligió otra carrera.
Caso. Apolo no pudo acceder a un cupo en Medicina y para no alargar años en sus estudios eligió otra carrera.Cortesía

“No es justo que ni aunque tenía más de la nota estipulada, no haya accedido a un cupo”. Así reacciona Sidek Farinango, de 18 años, al consultarle por el cupo que no logró obtener en las dos postulaciones realizadas por la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) para el ingreso a la universidad pública este año en la región Sierra y Amazonía.

transformar

Hay 43.372 cupos para la segunda postulación a una carrera universitaria

Leer más

EXPRESO conversó con varios jóvenes que en las recientes semanas han protagonizado protestas por no haber recibido un cupo en la carrera deseada en una universidad pública. La mayoría tiene algo en común: son aspirantes a Medicina y tienen nota superior a los 956 puntos, el exigido para ingresar a la carrera.

Tal es el caso de Guillermo Apolo Brito, un joven con el 60 % de discapacidad física que se graduó este año y su puntaje era de 967 puntos. Él aspiraba a ingresar a la carrera de Medicina en la Universidad Central, en Quito, pero pese a pertenecer a un grupo vulnerable no logró obtener un espacio. “No entiendo cómo revisan la información de la encuesta que nos hacen llenar. Hay compañeros que no están en mi misma situación económica o de salud y hasta con menos puntos y obtuvieron un cupo en esa carrera”, dice el joven, quien al final desistió de su sueño y para no alargar sus estudios eligió en el segundo proceso de postulación la carrera de Ingeniería de la Producción, en la Escuela Politécnica Nacional.

Hay compañeros que no están en mi misma situación, con menos puntos y tuvieron un cupo.

Guillermo Apolo,
​Aspirante a carrera de Medicina

En 2021 se reformó el Reglamento del Sistema Nacional de Nivelación y Admisión, en el que se estableció que para el último proceso de admisión que desarrolla la Senescyt en la asignación de cupos se priorizará el mérito académico, la situación social, económica y de vulnerabilidad, y en último punto quedarán quienes pertenecen al público en general, sin distinguir el puntaje.

Deserción estudiantil

Un alto grupo de estudiantes reprueba o deserta de entrada

Leer más

Este es el tema que rechaza la señora Nora Jiménez, madre de una bachiller de este 2022 en Quito, porque al ser una carrera universitaria con alta demanda no se dejó cupo para estudiantes en todos los segmentos. “Mi hija tuvo hasta méritos académicos y ni así alcanzó un cupo. No estamos en contra de que se ayude a los más vulnerables, pero nosotros también somos de bajos recursos. No entendemos cómo. Tocará esperar a ver qué ocurre el próximo año cuando la competencia sea de cada universidad”, cuenta indignada esta madre de familia.

La ciudadanía comprenderá que va a ser imposible llegar a que solo se oferte Medicina.

Andrea Montalvo,
​Secretaria Senescyt

Andrea Montalvo, secretaria del Senescyt, explicó que “hay una concentración de la demanda importante en carreras como la de Medicina y en determinadas de ingeniería”, donde por cada cupo que se oferta, como por ejemplo en la Universidad Central, hay 18 personas aspirando por ese espacio. “En esa coyuntura la ciudadanía comprenderá que va a ser imposible llegar a que las universidades solo oferten Medicina”, manifestó Montalvo. La funcionaria argumentó que para el tercer proceso de postulación, que empieza mañana 30 de octubre y finaliza el lunes, hay solo 100 cupos remanentes para Medicina, pero la demanda supera las 20 mil personas.

Academia preuniversitaria

Los rezagados, recelosos por nuevo proceso de admisión

Leer más

Universidad tendrán la autonomía

En julio de este año, el Gobierno eliminó el Test Transformar y otorgó a las universidades e institutos tecnológicos la potestad de realizar sus propios procesos de admisión. Con aquello, cada Institución de Educación Superior podrá determinar el mecanismo para recibir a a sus nuevos estudiantes. Desde el Senescyt se ha manifestado que desde el próximo año cada universidad podrá ofertar sus carreras en los territorios, hecho que no ocurría con el reglamento anterior, que buscaba reducir la demanda en carreras muy apetecidas por los aspirantes y que relegaban a otras que son importantes y necesarias para el país.