Cartas de lectores

Sanciones para quienes divulgan noticias falsas

Lo peor de un ser humano es explotar la vulnerabilidad de otros para favorecerse personalmente. Una actitud de esta naturaleza refleja una distorsión mental causada por algunos traumas sociales y complejos derivados de los mismos.

El utilizar las famosas ‘fake news’ o noticias falsas para causar desesperación en las personas que las creen, no es propio de un ser humano equilibrado o normal.

En las condiciones actuales, exagerar situaciones o inventarlas solamente responde a un desequilibrio mental aupado por una necesidad enfermiza de desprestigiar una labor, que por mala que pueda ser (no concuerdo con este criterio), no deja de ser necesaria para enfrentar esta crisis inesperada, no prevista.

En estos momentos lo que se requiere es la colaboración de todos los ecuatorianos para superar estos difíciles momentos. Cualquier ecuatoriano que se dedique a crear desesperación usando falsedades es un perfecto miserable.

La sola existencia de este tipo de mensajes en las redes sociales es de por sí una aberración y la finalidad de los mismos produce náuseas en estos momentos. Las personas que a esto se dedican son merecedores del rechazo de todos.

Si, como se sospecha, estas noticias distorsionadas tienen una finalidad política, solamente pueden venir de alguien desesperado por el poder o temeroso de que alguna acción de este gobierno los pueda afectar.

Lo que necesita el pueblo ecuatoriano son palabras de aliento, positivismo para superar esta situación. No conozco el origen de las ‘fake news’, pero de ser descubierto, se debería castigar con máximo peso de la ley y no se debería mostrar piedad de ningún tipo.

Ing. José M. Jalil Haas