Las pruebas rápidas, un margen de riesgo

  Deportes

Las pruebas rápidas, un margen de riesgo

Son las más utilizadas dentro de los protocolos del fútbol nacional e internacional. Sin embargo, deja un espacio a filtraciones de positivos

LigaPro-pruebas-PCR-coronavirus
Jugadores de los 26 equipos que forman parte de la LigaPro, se sometieron a pruebas PCR.@LIGAPROEC

Liga Deportiva Universitaria de Quito lo vivió. Los positivos a COVID-19 que se encontraron la semana anterior fueron gracias a las pruebas PCR que el club realiza como medida preventiva adicional. Las pruebas rápidas que forman parte del protocolo de LigaPro, en cambio, arrojaron un resultado negativo.

clasico-Barcelona-Emelec-suspendido

Se suspende el Clásico del Astillero que estaba programado para el sábado 8 de agosto

Leer más

Más allá de la confiabilidad de las pruebas rápidas, se demostró que existe un margen de riesgo por el tiempo de cada una (ver subnota). Y los involucrados ya están buscando una salida.

El directivo Esteban Paz habló sobre ese detalle con el presidente de LigaPro, Miguel Loor. Además, el Ministerio de Salud también recomendó que las pruebas PCR reemplacen a las rápidas dentro del protocolo para el regreso al fútbol.

El principal inconveniente para incorporar esa medida es económico, ya que LigaPro asume los gastos de esas pruebas rápidas. Cambiar al PCR implicaría una inversión mayor.

Multiplique el valor de la prueba PCR por 40 por equipo, por partido, por fecha y sale más de dos millones de dólares. Es imposible.

Miguel Ángel Loor, presidente de LigaPro.

“Estamos analizando todo. Es que (las PCR) no son un poco más caras, son infinitamente más caras. Las pruebas rápidos valen entre 8 y 10 dólares y las PCR valen 120 y pico. Multiplique por 40 por equipo, por partido, por fecha y el valor sale más de dos millones de dólares y para nuestra economía es imposible. Ojo, nuestro protocolo es bueno, pero si nos piden ser Europa tenemos que ganar (dinero) como en Europa”, dijo Loor a EXPRESO.

Aníbal Chalá

Aníbal Chalá, el precursor tricolor en Francia

Leer más

Una de las opciones sería compartir la factura con los clubes. Pero, todavía no se ha discutido sobre este asunto.

Mientras, equipos como Emelec también hacen pruebas PCR bajo propia cuenta. Así lo confirmó a este Diario el presidente azul, Nassib Neme.

“Emelec tiene controles cada dos días de pruebas rápidas. En el caso PCR ya hemos tenido tres pruebas, una cada mes. Los protocolos en el club son muy rígidos siguiendo los establecidos en competiciones deportivas más desarrolladas de Europa. Por supuesto, seguiremos en el mismo plan intenso, pues no estamos exentos de poder contraer el virus en cualquier momento”, dijo Neme.

El médico de Liga de Quito, Richard Cabezas, quien dio positivo a COVID-19 la semana anterior, indicó que ahora se pueden encontrar pruebas PCR hasta por 70 dólares. Pero, más allá del precio, él señala los tiempos y los cambios que deberían ejecutarse en el manejo de los equipos, en caso de cambiar el tipo de prueba.

Por nuestra cuenta hacemos una prueba PCR cada mes. Ya llevamos tres. Además, controles cada dos días de pruebas rápidas.

Nassib Neme, presidente de Emelec.

Por ejemplo, las pruebas rápidas arrojan el resultado en 10 minutos y se las puede hacer hasta el mismo día del partido. Las PCR, en cambio, necesitan entre 24 y 72 horas para dar el resultado.

Así, se obligaría a los clubes a una concentración mínima de 72 horas antes de juego, ya que después de la prueba ningún integrante podría salir de la “burbuja”.

Las diferencias están marcadas

La prueba PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa) detecta la presencia del virus en el cuerpo. Se la hace vía hisopado.

Mientras, la prueba rápida (que también puede ser con muestra de sangre) detecta la presencia de anticuerpos.

Eso quiere decir que esa persona se contagió anteriormente. El problema, según el médico Richard Cabezas, es que los anticuerpos aparecen aproximadamente diez días después del contagio. Pero, desde el día dos la persona puede pasar el virus a los demás.

A partir de ahí se explica que en algunos países decidieron encerrar a los deportistas en una burbuja durante el torneo.