Mundo

Afganistán da el paso clave para el diálogo

Kabul anunció la liberación de 100 prisioneros talibanes.  El acuerdo prevé el canje de 5.000 militantes por 1.000 soldados y policías 

Talibanes
 Los representantes de EE. UU. y los talibanes durante la firma de la paz, en febrero pasado.EFE

El Gobierno afgano liberó este miércoles a los primeros cien prisioneros talibanes del total de los 5.000 acordados, un paso previo clave para el inicio de las esperadas conversaciones de paz intraafganas, que sin embargo no ha contado con el total beneplácito ni la colaboración de la agrupación insurgente.

Afganistan

EE. UU. y los talibanes deciden firmar un acuerdo de paz

Leer más

“No confirmamos la liberación de prisioneros, la cual no ha seguido las disposiciones de nuestro acuerdo de paz con Estados Unidos”, afirmó el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, mostrando su insatisfacción por un proceso que el Gobierno afgano inició ayer aparentemente de manera unilateral.

Un ataque con cinco misiles golpeó ayer una base aérea de Estados Unidos en Afganistán. La ofensiva, de la que se ha responsabilizado el Estado Islámico, no ha dejado víctimas, según han informado dos altos funcionarios de seguridad. Un portavoz de los talibanes ha señalado en Twitter que su grupo no está detrás del ataque

La puesta en libertad llegó tras las acusaciones de la formación insurgente de que Kabul y Washington estaban retrasando el proceso, lo que les llevó ayer martes a anunciar el fracaso de las negociaciones.

Antes del rechazo de los insurgentes, la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS), había anunciado la liberación de los cien prisioneros talibanes teniendo en cuenta su edad, salud y la duración de sus sentencias.

La NDS justificó esas liberaciones como parte de sus “esfuerzos por la paz y la contención del COVID-19”, que por el momento ha dejado en el país 444 casos y 14 muertos, según el decreto firmado el 11 de marzo por el presidente afgano, Ashraf Ghani.

En él, Ghani se comprometió a poner en libertad a 5.000 insurgentes en varias fases. En primer lugar, 1.500 prisioneros durante un periodo de quince días, a un ritmo de cien cada jornada, seguidos de 500 cada dos semanas hasta haber liberado a todos.

Por primera vez en casi dos décadas de guerra y para negociar la liberación, los talibanes enviaron a un equipo técnico de tres personas a Kabul el martes de la semana pasada.

Entre las condiciones para la liberación del centenar de reos estuvo su promesa de que “jamás regresarán al campo de batalla”, un compromiso que también mostraron los líderes talibanes en Doha.

El portavoz de la agencia de inteligencia, Javid Faisal, precisó que “los cien prisioneros fueron excarcelados hoy de la prisión de Bagram”, la principal del país y donde se encuentran encarcelados la mayoría de los insurgentes.

La liberación tiene lugar en el marco del acuerdo alcanzado en Doha entre los talibanes y Estados Unidos el pasado 29 de febrero, por el que EE. UU. se comprometió a la retirada de las tropas extranjeras en 14 meses.

El pacto especificaba que el Gobierno afgano liberaría de una vez a 5.000 talibanes y los insurgentes a mil miembros de las fuerzas de seguridad en su poder, y de acuerdo con el documento el proceso debía haber concluido el 10 de marzo.

Pero el Gobierno afgano se negó en un principio, al solicitar antes el inicio de las negociaciones con los talibanes, aunque más tarde cedió a un proceso escalonado ante la presión estadounidense.

Sin embargo, tras varias reuniones entre los equipos técnicos insurgentes y del Gobierno afgano, los talibanes retiraron el miércoles su delegación por considerar los encuentros “infructuosos” y acusaron a Kabul y Washington de retrasar a propósito el proceso.