El Gobierno y el sector privado, en camino a la reconciliacion

  Actualidad

El Gobierno y el sector privado, en camino a la reconciliacion

4 de octubre termina el plazo de 90 días para entregar los primeros resultados al presidente.

El Gobierno y el sector privado, en camino a la reconciliación

Saltaron de las sillas a la voz de “aquí concluimos”. Estrechones de manos, intercambio de números y tarjetas, y una que otra fotografía para recordar la primera de muchas reuniones. Fue un calentamiento entre empresarios y funcionarios del Gobierno para los próximos diálogos que avizoran los miembros del Consejo Consultivo Productivo y Tributario, a cuyo nombre se le añadió: ‘por la Innovación y Generación de Empleo’.

El tema de la cita fue la metodología de trabajo y logró un primer consenso antes del mediodía: por un lado trabajar en territorio, y por el otro adelantar los temas prioritarios en el comité ejecutivo del Consejo.

Al encuentro llegaron todos como al primer día de clases: puntuales (antes de las 09:00). Subieron las escaleras y una muralla de cámaras y micrófonos cerraban el paso. A pagar peaje con unas breves palabras y luego raudos a ganar puesto.

Un “¡ahí llegó!” alerta a periodistas, camarógrafos, funcionarios públicos y guardaespaldas. El grito de “¡Glas, amigo, el pueblo está contigo!” de simpatizantes con banderas verdes y blancas se filtra por las ventanas de la Gobernación del Guayas, en el centro de Guayaquil, hasta los pasillos y en el interior del salón Simón Bolívar donde estaban esperando.

Una mesa rectangular reunió al vicepresidente Jorge Glas, cuatro ministros de Estado y otros nueve miembros del Consejo frente a más de una treintena de empresarios turísticos, bananeros, ganaderos, agricultores, artesanos y otros sectores.

Una breve bienvenida del gobernador José Francisco Cevallos, seguida de un discurso del vicepresidente. Un compilado de media hora sobre los objetivos y los compromisos del diálogo, como para recordarles el porqué están reunidos. También de los retos y lanzó uno: “aspiramos antes de los 90 días (de plazo establecido por el presidente Lenín) contar con los compromisos e indicadores”. Con pluma en mano, Richard Martínez, del Comité Empresarial, toma apuntes en un cuaderno. Junto a él, Leonardo Orlando, director del Servicio de Rentas Internas, ojea su teléfono celular y saluda de lejos a algún rostro conocido. Mientras en el otro extremo de la mesa, la ministra de Industrias, Eva García, pierde su mirada por momentos en el colorido vidrio catedral de las ventanas.

Inmediatamente luego del discurso, un susurro en el oído de los periodistas repitió: “los medios deben salir”. Era un policía, y precisamente cuando el secretario del Consejo, Pedro Caicedo, iba a exponer el motivo de la reunión: la metodología. Esa parte transcurrió a puerta cerrada. Unas leves voces se colaban cuando por casualidad alguien salía o entraba de la reunión. Dos horas después, las cámaras volvieron a entrar solo para registrar la despedida entre aplausos.