Economía

La riqueza genética alimenta a los campos

Un banco de germoplasma permitirá mejorar la productividad de las hectáreas de arroz en el 20 %.  Se logra la tolerancia a las plagas 

Aviso
El programa ofrece a los agricultores una amplia gama de alternativas y nueva tecnología en sus campos.

Más de un millón y medio de hectáreas de arroz podrían incrementar su productividad en el 20 % gracias a un banco de semillas que es el fruto de 20 años de investigación y desarrollo. Con una alta diversidad dentro de su constitución, cuenta con materiales para las diferentes condiciones ambientales de cada país (sequía, altas temperaturas, etc.), y variedades especiales para el uso en la cocina gourmet e industrial, aromáticos, de colores, para risottos, krispie y más.

Es una banco con una gran cantidad de materiales, pero más allá de su tamaño, una de sus mayores ventajas es la diversidad genética, lo que permitirá desarrollar variedades con tolerancia a plagas, enfermedades y que se adapten a diferentes condiciones ambientales. Es una herramienta con la que cuenta América Latina ahora que Interoc, empresa de la Corporación Custer, adquirió el programa de mejoramiento genético de semillas de arroz a la empresa El Aceituno de Colombia.

El ingeniero Alfonso Márquez, gerente general de la empresa Interoc, indica que esta negociación se dio con el objetivo de contribuir en el mejoramiento de los niveles de productividad y de competitividad de los agricultores.

“El funcionamiento de un banco de germoplasma se puede explicar comparándolo con una biblioteca, se tienen muchos libros: unos son antiguos, otros nuevos, de diferentes orígenes, temas, etc. Cuando se tiene una tarea y se quiere indagar sobre un tema específico se puede tomar un libro, dos o varios para elaborar la tarea y responder a los requerimientos. Básicamente así funciona un banco de germoplasma; se tiene una biblioteca de genes y cuando se tiene una tarea, es decir, se quiere generar un nuevo material, se puede tomar una fuente o dos o más, antigua, nueva, etc.”, explica.

Actualmente, el mercado ecuatoriano cuenta con muy pocas empresas que se dediquen a la investigación en semillas y la disponibilidad al germoplasma para trabajar es reducida, esto tiene como consecuencia que la dinámica en la generación de nuevas variedades sea lenta. Por ello, la puesta en marcha de este programa de mejoramiento genético implica un avance importante en el sector. “Se piensa que con esta adquisición se logre dinamizar y ampliar la disponibilidad de nuevos materiales al mercado para los agricultores e industriales”, agrega Márquez.

Interoc
Los materiales se adaptarán a las diversas condiciones ambientales.

Además, visto desde el aspecto empresarial dentro del mundo de las semillas, un banco de germoplasma como este le permite a la empresa que invierte en investigación y desarrollo, tener mayor autonomía y facilidades para generar sus propios productos sin depender de un tercero (nacional o de otro país). Con esta opción, no se arriesga en el hecho de que los materiales que se traen, no hayan sido desarrollados pensando en Ecuador, sus agricultores e industriales y puedan no adaptarse y comercializarse.

Otro aspecto destacable es que dentro de esta alternativa existe también un programa de semillas híbridas de arroz muy avanzado, y aunque probablemente tome unos cinco años más incorporar esta tecnología de forma completa al mercado ecuatoriano, se sabe que esta permitirá al agricultor dar un salto importante en producción y competitividad.

  • Beneficios

Una de las ventajas es la alta calidad de grano y alto rendimiento, lo que permitirá mejorar la productividad del cultivo de una manera sostenible en la región.