Por qué voy a votar

  Columnas

Por qué voy a votar

En definitiva, votaré para sobrevivir, para luchar por una vida digna y por seguir tratando de lograr el país que merecemos

Recapacitando la tarde de un domingo, me he preguntado por qué o para qué voy a votar, si al fin y al cabo, al ser un ciudadano de la tercera edad, ya no tengo la obligación de hacerlo. Sin embargo, sí votaré. Lo haré por rebeldía contra el yugo, por protestar contra la injusticia, por seguir luchando contra lo que nos daña, para batallar contra la impunidad, por continuar soñando con mejores días y, principalmente, por supervivencia. Aunque tenga un solo voto, trataré de ayudar a que gane el que sume, el positivo, el mejor; y a que pierda el que resta, el negativo, el menos capaz.

Votaré por la ética, la honradez y la seriedad, para que no lleguen a los cargos públicos los que se van a convertir en ladrones o payasos y, peor aún, para que no vayan a llegar los que ya en la actualidad son ladrones y payasos, desde antes de ocupar los cargos. Para que nos gobiernen hombres y mujeres con valores, con altura, con honestidad y transparencia. Votaré por la capacidad, por los que demuestren que saben lo que hay que hacer por el país y, lo más importante, que sepan cómo hacerlo, que hayan demostrado trabajo, honestidad, consistencia y liderazgo. Votaré buscando la consolidación de nuestra patria, el fortalecimiento institucional, el progreso, la generación de riqueza, por universalización de la educación, la democratización de la salud y la masificación del deporte. Votaré por la seguridad en nuestras calles, por la lucha contra las drogas, contra la corrupción y la impunidad, males arraigados en nuestra sociedad, que le han causado angustia, dolor y miedo. Que han causado el atraso de décadas, matado las esperanzas del pueblo y anulado todas las oportunidades que debimos darles a nuestros jóvenes. Votaré por la inauguración de la justicia penal, ese elemento desconocido en nuestro país, fundamental para el desarrollo de la patria, base para el futuro que debemos dejarle a nuestros hijos y la única forma de decirle ya basta a la corrupción, la inseguridad y la impunidad que nos consumen. En definitiva, votaré para sobrevivir, para luchar por una vida digna y por seguir tratando de lograr el país que merecemos.