Columnas

Bezos vs. Ocasio-Cortez

'¿Les resulta familiar esta historia? ¿Alguna similitud con la visión de nuestros políticos locales?’.

Jeff Bezos, fundador y CEO del gigante mundial de comercio electrónico Amazon, es considerado el hombre más rico del mundo con una fortuna personal estimada en 130 billones de dólares.

Alexandria Ocasio-Cortez, AOC, es la congresista más joven de la historia de los Estados Unidos, representante del 14º distrito de Nueva York, de afiliación demócrata y miembro de la Asociación de Socialistas Democráticos de América.

En otoño del 2018, Amazon anunció que abriría dos nuevos ‘headquarters’ en Estados Unidos. A partir del anuncio, más de doscientas ciudades americanas comenzaron a pujar por ser elegidas por Amazon. Poco después, Amazon anunció que abriría uno de sus ‘headquarters’ en Queens, NY, con el ofrecimiento de crear 25.000 empleos y traer billones de dólares en inversión. A cambio, Amazon recibiría 3 billones de dólares en incentivos tributarios para la compañía.

El anuncio causó diversas reacciones en el estado de Nueva York. Por un lado, su gobernador, Andrew Cuomo, y su alcalde, Bill de Blasio, apoyaban la idea de incentivar a la gigante tecnológica a invertir en Nueva York. Los 25.000 empleos directos, los miles más de empleos indirectos y la billonaria inversión serían un dínamo para la economía local. Líderes empresariales, laborales y ciudadanos en general -según algunas encuestas- estaban de acuerdo con el anuncio.

Por otro lado, estaban los que se oponían. Alexandria Ocasio-Cortez, AOC, sostenía que Jeff Bezos era un explotador, que era billonario pues pagaba salarios de miseria a sus empleados y consecuentemente Amazon no se merecía ningún beneficio tributario. Organizó manifestaciones en el parlamento estatal de Nueva York cuestionando el acuerdo entre Amazon y las autoridades locales. Emprendió una agresiva campaña anti-Amazon y Bezos en medios y redes sociales. Finalmente, el 14 de febrero de 2019 y ante la fuerte presión política, Amazon desistió de sus planes de abrir sus nuevos ‘headquarters’ en Queens.

Ese día, en un tuit, AOC escribiría: “Todo es posible: hoy fue el día en que un grupo de dedicados y comunes neoyorquinos derrotaron la codicia corporativa de Amazon, su explotación obrera y el poder del hombre más rico del mundo”.

Gianna Cerbone, propietaria de un pequeño restaurante en Queens, consideraba que el fallido acuerdo era un duro golpe para los que requerían los empleos y los pequeños negocios del sector. “Estoy realmente molesta porque dudo que se hayan dado cuenta de lo que han hecho. ¿Se sienten orgullosos? Si querían un beneficio político, debieron haberlo hecho de otra forma. Están en el cargo por nosotros, no para su propio beneficio”.

¿Les resulta familiar esta historia? ¿Alguna similitud con la visión de nuestros políticos locales?

Queens, gracias a AOC, se quedaría sin sus 25.000 empleos, sin otros miles de empleos indirectos y sin billones de dólares en inversión. Ocasio-Cortez estaba feliz porque consiguió que Queens ya no tenga que “regalarle” 3 billones de dólares en incentivos tributarios a Amazon y a Bezos. Lo que no calculó AOC es que, si bien ya no le regalarían esos tres billones a Amazon, tampoco los cobrarían, pues finalmente Amazon terminó yéndose a Nashville.

¡Hasta la próxima!