De pactos y golpes mediáticos

  Cartas de lectores

De pactos y golpes mediáticos

Es notorio el subdesarrollo político que nos arropa, que aún no aprendemos a elegir

Los hechos acaecidos los últimos días, nos hacen creer que tenemos un Estado fallido. Absortos, no cesamos en la contemplación de aquella cometa cuyo rabo tan largo a unos emociona y a otros ofende. El advenimiento al poder del Sr. Lasso invitó a soñar, sus promesas de campaña parecían encajar en el común de la desesperanza, que nos tiene acorralados, y olvidamos que una cosa es el discurso de campaña y otra cuando se ostenta el poder. El "habeas corpus" otorgado al Sr. Glas, el cambio de medidas al Sr. Celi, el pedido de revisión a la sentencia del Sr. Mera y el asesinato de Don Naza tras haber visitado a sus "amigos" en el ministerio de Defensa, parecen un pacto establecido con anterioridad. El Gobierno lo niega; creíble o no, nadie duda de que el trote de estos caballos va dejando sinsabores malolientes. El hecho cierto es que nuestro país, alimentado políticamente por denuncias de corrupción que, por más que tratan de desviar la atención usando golpes mediáticos, va de tumbo en tumbo. Solo Dios sabe si lo salvamos o lo perdemos. Es notorio el subdesarrollo político que nos arropa, que aún no aprendemos a elegir: cualquier novelería engatusa la frágil memoria del votante y, "ad portas" de una nueva elección para alcaldes, prefectos y concejales, se torna imperativo reflexionar para no volver a equivocarnos. 

Juan Francisco Idrovo Martínez