Cartas de lectores

Óreo se fue, evitemos que otros lo sigan

Expreso publicó el 16/feb/2021 la noticia sobre la muerte de Óreo. Sin intención de ejercer como “abogado del diablo” expongo la importancia de la lectura atenta que debe aplicarse a temas puntuales. La veterinaria en sus redes sociales indica su horario de atención (lunes a sábados 8:00 a. m. a 6:00 p. m.) y entre los servicios que oferta no cita hospedaje de mascotas, lo cual es comprensible ya que si tienen horario de cierre se concluye que ninguna persona permanecerá en el sitio para cuidar a huéspedes. Cuando se recibe una mascota para hospedaje no es un “favor”. La ejecución de dicha acción conlleva el pago del servicio; no es gratis. Previo al hospedaje debe implementarse como parte de protocolo, dialogar antes con el veterinario de cabecera de la mascota para entre profesionales hablar sobre la condición del futuro huésped para evitar sorpresas. Hacerlo después no suma ni resucita a la mascota, todo esto amén de pesarlo y tomarle temperatura al recibirlo. También debe solicitarse a los dueños, traer su colcha, juguetes, etc. para aliviar la carga de estrés por estar en lugar ajeno a su entorno. Las autoridades correspondientes deben exigir la existencia de cámaras de vigilancia “en funcionamiento” en veterinarias, porque pueden estar instaladas y no funcionar, para así ayudar a la investigación y conocer qué ocurrió en realidad. 

Ec. Marysol del Castillo