Cartas de lectores

Magnicidio de Gabriel García Moreno

El Dr. Gabriel García Moreno nació el 24 de diciembre de 1821. Católico, defendió su religión y sus colaboradores lo debían ser; esta fue una de las causas del descontento, que culminó con su muerte el 6 de agosto de 1875. Ayer recordamos 145 años del asesinato a machetazos propinados por Faustino Rayo, colombiano, en los bajos del palacio presidencial en Quito. Según una entrevista el 20 de abril de 1958, de Eduardo Pérez Moscoso al hijo de Faustino Rayo, que se encontraba en un hospicio de Quito, sordo, ciego y de avanzada edad, el mayor Faustino Rayo Carpio manifestó que no podía dar fe de lo que hizo su padre Faustino, dado que tenía corta edad (meses); pero consideró que habían asesinado a un gran hombre que dio mucho por la patria ecuatoriana y realizó numerosas obras en educación, vialidad... No pudo cumplir sus 54 años ni su tercer mandato presidencial. El magnicidio se dio por el descontento político, en especial de un grupo de jóvenes liberales que no simpatizaba con García Moreno. El rechazo de los ciudadanos fue porque la Carta Negra manifestaba que el presidente podría ser reelegible indefinidamente. Y los poderes públicos eran elegidos directamente en calidad de interinos por el presidente. Los enfrentamientos se tornaron hasta literarios con Juan Montalvo (1889), con su adagio “Mi pluma lo mató”, porque existía mordaza, no había libertad de prensa. También tuvo críticas de José Joaquín de Olmedo (masón-1847) manifestó: “La opinión pública y la libertad de imprenta son la espada flamígera del querubín que vela sobre el árbol de la libertad”. El escritor lojano Benjamín Carrión criticó duro al presidente guayaquileño, como “el santo del patíbulo”, al igual que muchos de sus enemigos cuando la Constitución de 1869 fue denominada Carta Negra. Era idéntica a la Carta de la Esclavitud del Gral. Juan José Flores de 1843.