Un vacío moral en el sistema educativo

  Guayaquil

Un vacío moral en el sistema educativo

Agresión de alumnos a maestros, escolares con armas en sus mochilas y peleas entre pares reflejan el descontrol en los planteles. Expertos analizan problemática

agresion a maestros
Dramatizado. Los estudiantes no solo se agreden entre ellos, también actúan en contra de sus profesores.MIGUEL CANALES (ag-expreso)

Después de dos años de pandemia, el regreso a clases presenciales ha estado lejos de ser miel sobre hojuelas. A los vacíos de aprendizaje de los niños y jóvenes se suma el vacío moral en el sistema educativo que se refleja en los últimos hechos preocupantes ocurridos dentro de las escuelas y colegios de la ciudad.

Escuela Fed y Alegría

Negligencia y silencio en el caso del niño violado en una escuela

Leer más

Hace dos semanas un estudiante hirió con un cuchillo a su maestra dentro de un centro educativo. En otro plantel encontraron armas en las mochilas de algunos escolares; mientras que a diario se reportan agresiones entre alumnos y se detectan amenazas de ‘masacres’ efectuadas por los mismos chicos, a través de las redes sociales.

Expertos educativos, psicólogos, sociólogos y maestros consultados por EXPRESO coinciden en que este problema es multicausal e incluye, entre otros factores, la crisis profunda que afecta a la educación en general, el impacto de la pandemia en las familias no solo en el aspecto sanitario, sino también en lo social y económico, así como la influencia de las redes sociales.

Protesta de maestros_Archivo

Comisión legislativa alista una reforma al 80 % de la Ley de Educación

Leer más

Por ello recomiendan que para bajar los niveles de violencia desde el sistema educativo se deben plantear cambios que apunten a la formación de niños y jóvenes con principios basados en el respeto y las buenas costumbres.

ControlesLas autoridades educativas no han informado el número de casos de violencia que se han dado en los planteles. En los ya conocidos aseguran estar actuando.

“Los problemas que suceden en las comunidades escolares son el reflejo de los problemas que vive la sociedad convulsionada por la inseguridad. El miedo se ha instalado en las familias que reaccionan con violencia y los jóvenes hacen lo mismo. Creen que para defenderse tienen que estar armados”, explica Patricio Cajas, psicólogo.

Participación. Mientras los estudiantes del Aguirre Abad interpretan su melodía antiviolencia, sus compañeros, maestros y padres de familia elaboran una coreografía.

Un canto contra el bullying

Leer más

El experto señala que el sistema educativo debe dejar la rigidez del currículo y abordar temas pertinentes que generen nuevos valores en los niños. “No podemos seguir hablando que 2 más 2 son 4, cuando es posible que me estén poniendo una bomba de mi casa. Hay que enseñar medidas de protección y prevención, desarrollo de habilidades y fortalecer los valores”, menciona.

agresion estudiantes
Alumnos. Dentro o fuera de los colegios, los jóvenes quieren llamar la atención, pero lo hacen de manera equivocada.CHRISTIAN VINUEZA

El sociólogo Sandro Herrería Vanegas, catedrático de la Universidad de Guayaquil, también cree que desde el sistema educativo se deben bajar los niveles de violencia, planteando cambios que apunten en la formación de niños y jóvenes.

Violencia escolar: ¿Cómo le hablo a mi hijo de ella?

Violencia escolar: Como le hablo a mi hijo de ella

Leer más

“Ellos aprenden lo que ven en el barrio; emulan al agresor, al que pelea duro, al que porta armas y se debaten con la Policía. Los chicos quieren lucirse y destacarse ante sus amigos y la sociedad a través de comportamientos agresivos. Por ello, el rol de la escuela debe ser suplir las falencias que hay en los hogares donde los padres siempre están fuera de casa”, recomienda.

Al igual que Cajas, el sociólogo reitera que para contrarrestar ese vacío moral que hay en las escuelas y colegios se debe dejar a un lado los viejos modelos curriculares y trabajar con los chicos en programas completos sobre valores, ética y protección del medio ambiente.

Para Abelardo García Calderón, director general del Instituto Particular Abdón Calderón (IPAC), el descontrol educativo radica en la falta de autoridad del profesor frente al alumno.

Psicóloga uruguaya Silvana Giachero, investigadora del bullying.

Silvana Giachero: “El bullying es una mafia silenciosa y la escuela de todas las violencias”

Leer más

“Vivimos momentos duros en los que el excesivo garantismo sobre la actitud del estudiante ha venido a complicar la convivencia institucional. Los educadores se sienten incapaces de tomar decisiones y ejercer el mando ante faltas graves, por temor a ser sancionados por las autoridades educativas y cuestionados por los padres de familia. Se debería retomar los procesos para que la autoridad vuelva al docente que es el responsable de la disciplina en el aula”, argumenta.

Directivos y profesores        deben trabajar en estrategias contra la violencia y en propuestas para restablecer el clima de convivencia en el sistema educativo.

Carlos Mendoza
psicólogo educativo y catedrático

El no socializar entre    pares durante dos años, sobre todo en edades claves del desarrollo, ha sido uno de los    principales factores de la irrupción de la violencia.

Mariela Miranda
maestra de bachillerato

García recuerda que la educación en décadas pasadas estaba reglamentada en principios y normas que todos cumplían, como la llamada trilogía educativa: padres, estudiantes y docentes. “En esos tiempos, el principio de autoridad era fundamental en el hogar y en el plantel, lo que ahora no ocurre”, lamenta.

Ceremonia. Kyungnan Park y Álvaro Sáenz formaron la alianza estratégica para erradicar la violencia escolar.

La violencia escolar afecta a uno de cada cinco ninos

Leer más

Sandra Grijalva, madre de familia, coincide en la necesidad de retomar los valores que se están perdiendo. Ella reconoce que en la mayoría de los casos los padres dejan la responsabilidad de la educación a las instituciones, cuando esta debe ser compartida entre padres y docentes.

Carlos Mendoza, psicólogo educativo, considera que debe haber “una estrategia a nivel nacional para brindar atención psicológica y socioemocional a todos los estudiantes y docentes y en general a la comunidad académica que lo requiera. “Para ello se requiere capacitar a los docentes. Necesitamos que todos o la mayoría esté en capacidad de saber qué hacer ante situaciones de violencia y desorden en el colegio    y, mejor, saber cómo prevenirlo”, enfatiza. Mendoza señala que    debido al aislamiento social muchos chicos tuvieron que presenciar la violencia entre sus progenitores e incluso vivirla en carne propia día a día. “El encierro provocó un incremento de problemas conductuales en niños y adolescentes que persisten en las escuelas. Asimismo, los docentes pueden estar lidiando con sus propias ansiedades, estrés o pérdidas que influyen en el clima escolar”, analiza.

El experto coincide en la necesidad de abrir espacios para que los chicos expresen sus emociones sin ser juzgados. “Con expulsar a los alumnos no se resuelven los problemas. Hay que generar un ámbito de escucha para poder tramitar la cuestión”, puntualiza.