Embarazos de ninas, un asunto preocupante

  Actualidad

Embarazos de ninas, un asunto preocupante

Cada vez hay más niñas madres, de 11 a 14 años, en el Ecuador, y la mayoría víctimas de violación sexual, que ocurren generalmente dentro de su círculo familiar o en los centros educativos. Así lo muestran las cifras de nacimientos registrados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) en 20 años (hasta junio de 2015).

Fue en 1995 cuando el INEC registró el alumbramiento de la primera niña madre de 13 años y, veinte años después (junio de 2015), la cifra de menores de esa edad que han tenido hijos ha llegado a 4.441 casos. Cuando entró en estado de gestación la menor aún tenía 12 años.

Con el pasar de los años ha ido bajando la edad en que las niñas han sido forzadas a convertirse en madres. En 1998, tres fueron las primeras menores de 12 años en tener hijos y la cifra llegó a 907 casos a junio del año pasado.

Fue en 2007 cuando bajó aún más esa edad. En ese año se registraron los primeros siete alumbramientos de madres de 11 años (embarazadas a los 10) y, hasta junio de 2015, ya eran 87 los alumbramientos.

En total, hay 5.435 niñas madres de 11 a 13 años, entre 1995 y junio de 2015. Hay otras miles, entre los 15 y 19 años que, en la suma total, globalizan 1’343.987 adolescentes madres en 24 años, sin incluir a las que lo fueron en el segundo semestre del 2015 y los diez meses de este año, pues aún no hay cifras oficiales.

Pero las que existen muestran la creciente violencia de la que son víctimas las niñas ecuatorianas. Ya el censo de población de Vivienda, del 2010, mostró que de los 7 millones de mujeres que había hasta entonces, 3’645.177 eran madres y de ellas, 122.301 eran adolescentes.

Una realidad presente en América Latina, en donde entre un 5 % y un 40 % de las adolescentes de la región declaran haber sufrido abuso sexual, según los datos formulados en la presentación de la campaña “Niñas, no madres”, que promueven las organizaciones Amnistía Internacional, Clacai, Planned Parenthood Global y Gire.

Con esa campaña, lanzada en la víspera del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebra hoy, se pretenden visibilizar la maternidad forzada de menores de edad en América Latina.

Según las cifras mostradas, en Ecuador, entre 2002 y 2010, los partos en adolescentes de 10 a 14 años aumentaron de forma alarmante: un 78 %. Además, en 2013 hubo 634 denuncias por violencia sexual en el sistema educativo y que el 85 % de los casos fueron cometidos contra niñas y adolescentes de sexo femenino.

“Las niñas víctimas de violación sexual en la región viven realidades que vulneran sus derechos humanos. Las repercusiones de la violencia se intensifican, dado que las niñas son obligadas a continuar con el embarazo resultado del abuso. Depresión, angustia, estrés postraumático, además de mayores riesgos a su salud física y deserción escolar son solo algunos de los efectos de las maternidades forzadas”, consideran las organizaciones que participan en la campaña.