Virtudes de un buen profesor

  Cartas de lectores

Virtudes de un buen profesor

Lo que importa es el empoderamiento del aprendizaje

Quienes nos dedicamos a la enseñanza nos preguntamos: ¿soy buen profesor? En esta profesión siempre habrá altos y bajos, sin embargo, existen criterios sociales que nos catalogan: ¿acepta la diversidad de estilos de aprendizaje y de pensamiento de sus estudiantes? El grupo que maneja es de seres con habilidades e intereses diferentes, y diversas formas de percibir el mundo. Cuando damos clases nos apoyamos con diversos recursos para que los estudiantes recepten mejor la información. Nadie posee desarrolladas las inteligencias múltiples en su totalidad, habrá estudiantes auditivos, visuales, kinestésicos, etc. ¿Comprende que cada estudiante es un eje central de su clase? Una clase se centra en todo lo que los estudiantes pueden aprender con ayuda de su mentor. Somos un medio que los conecta para alcanzar los objetivos de aprendizaje; el protagonismo es de ellos. ¿Es usted ejemplo de las acciones que predica? Debemos ser coherentes. Sus clases son grandes lecciones de vida, ética y moral; de nada sirven si su vida es un desastre. ¿Acepta equivocaciones suyas y de sus estudiantes? No debe ofenderse si uno de sus aprendices lo corrige o si llega a equivocarse. Precisamente ahí ellos sabrán que el profesor aprende al igual que sus estudiantes, sin autoritarismo. Lo que importa es el empoderamiento del aprendizaje.

Mg. Roberto Camana-Fiallos