La Zona 8, que incluye a Guayaquil, tiene nuevo comandante de la Policía

  Guayaquil

La Zona 8, que incluye a Guayaquil, tiene nuevo comandante de la Policía

Se trata del comandante Víctor Aráus, quien reemplaza al general Ramiro Ortera. 

CAMBIO DE MNADO EN EL (30977577)
Hecho. Instante en el que se realizó el cambio de mando entre los generales. A la izquierda, Ramiro Ortega, hasta entonces comandante de la Policía de la zona 8CHRISTIAN VASCONEZ

Desde este 16 de enero, el nuevo comandante de la Policía Nacional en la zona 8, que comprende los cantones de Guayaquil, Durán y Samborondón, es el general Víctor Aráus.

Hoy fue el cambio de mando. Y en las instalaciones del Cuartel Modelo en Guayaquil y ante autoridades nacionales y locales, entre ellos los delegados de los municipios de los tres cantones, se realizó el relevo entre el comandante Ramiro Ortega, quien hasta entonces ocupaba el cargo y ahora es el nuevo director nacional de Asuntos Internos de la institución policial; y Aráus.

NUEVOS VEHICULOS DE L (30970700)

Vuelve la confrontación entre el Municipio y el Gobierno

Leer más

Durante la ceremonia, donde se observó un helicóptero sobrevolando el área, ambos dieron su discurso.

Ortega agradeció al equipo de trabajo y aseguró que durante los ocho meses que estuvo a cargo de la comandancia, cumplió con todos los objetivos previstos. “Hoy quiero presentarles los logros y aciertos que alcanzamos. La detención de 6.500 personas, la desarticulación de 203 bandas delictivas, la incautación de más de 1.400 armas de fuego”, dijo.

Aráus, quien estuvo a cargo de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased), por su parte aseguró que continuará con la labor que hizo su antecesor y que trabajará en una serie de estrategias para frenar la inseguridad en Guayaquil.

POLICIA CAMIONETA PLAN

Ramiro Ortega: “La planificación operativa del plan Más Seguridad es responsabilidad exclusiva de la Policía Nacional”

Leer más

“Estoy convencido de que una armonía sólida y pacífica entre la comunidad y la policía, y la legitimidad de nuestras acciones, garantizará una confianza mutua para vivir en paz. Las comunidades que no se apoyan en la Policia no pueden demandar desarrollo o servicio por parte de ellos”, agregó, al resaltar que los agentes deben tener y mantener “su acción valiente y decidida ante las agresiones y la embestida brutal de la delincuencia”.

Recordó lo ocurrido el 10 de enero pasado, cuando un uniformado respondió al ataque de dos antisociales, durante la persecución, y por ello uno de los involucrados murió y otro resultó herido. “Tuvimos momentos difíciles causados por una delincuencia cobarde, carente de todo valor y ética. Pero pese a eso nunca hubo desaliento y junto a la comunidad pudimos salir adelante”, precisó.