Actualidad

Ninos desaparecen en ‘Canal de la Muerte’

Testigo. Un menor habría observado cuando los dos niños se ahogaban

Los familiares de Carlos Moreira (de 13 años) y Josué Sarmiento (de 12) no encontraban consuelo ante la inesperada pérdida.

Ellos llegaron la mañana de ayer, junto con agentes del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), hasta un tramo del trasvase Daule-Santa Elena, ubicado entre el Bosque Protector Cerro Blanco y la cooperativa Voluntad de Dios, en el noroeste de Guayaquil. La intención era buscar algún indicio sobre lo que pudo haber sucedido con los dos menores.

Carlos y Josué están desaparecidos desde la tarde del jueves. Uno de sus compañeros de aula recordó que ambos se habían escapado del colegio luego de entregar algunas tareas y no volvieron a verlos.

Carmen Moreira, madre de Carlos, dijo que salió a buscarlo cuando no regresó a casa a la hora habitual. Susana Luna, en cambio, se asustó cuando le dijeron que Josué no se encontraba en la institución. Ellas no querían pensar lo peor, así que alertaron a la policía de las desapariciones.

La búsqueda inició esa misma noche, después de que otro de los compañeros les confesara a las madres que Carlos y Josué habían decidido ir al canal. Pero ellas no pudieron encontrar ninguna señal del paradero de sus hijos.

En la mañana, otros testigos aseguraron que los niños habían llegado para bañarse y jugar un rato, pero que la corriente del agua los arrastró. El lugar es conocido como el ‘Canal de la Muerte’ y a su alrededor existen algunos letreros que advierten sobre la prohibición de bañarse ahí.

Cerca del punto donde los menores se habrían ahogado, oficiales de policía hallaron algunos cuadernos, libros y parte de los uniformes que llevaban. Eso generó algunas dudas en Carmen. “Encontraron la ropa interior de mi hijo y el resto de ropa y no sé qué pensar. Lo encontraron allá donde estaba supuestamente bañándose”.

El sargento Gabriel Sánchez, jefe del equipo de buzos del GIR, explicó que la búsqueda iba a realizarse hasta las 17:00 y siguiendo las pistas que proporcionaron algunos vecinos. “Los niños se han lanzado al interior y no los volvieron a ver. Primero se lanzó el niño de 12 años y al ver que no salía, el otro se lanzó a buscarlo, pero aún no aparece ninguno”.

A pesar de cualquier pronóstico, sus madres dijeron que mantienen la esperanza de hallarlos con vida. CBS