La preparación física, el arma inactiva

  Actualidad

La preparación física, el arma inactiva

No hay tiempo para reentrenamiento físico, depende del policía. La práctica de tiro es una vez al año, excepto para grupos especiales

BOMBA EN LA FISCALIA D (8080870)
Situación. La preparación en lo físico, psicológico y el uso de las propias armas de dotación no serían las adecuadas, según los propios uniformados.CHRISTIAN VASCONEZ

Ante la onda expansiva de hechos violentos en el país, las autoridades promulgan, como pronta respuesta, el discurso de redoblar la seguridad con el dote de armas e indumentaria a la Policía Nacional.

Sin embargo, este esfuerzo por equipar a los agentes policiales no va de la mano con la preparación física, psicológica y técnica que amerita, al menos en los policías urbanos o de servicio preventivos.

A decir del coronel Diego Barriga Hidalgo, subdirector nacional de educación y jefe de reclutamiento de la Policía Nacional, el estado físico de los gendarmes depende exclusivamente de ellos y no de la Institución policial.

Motín en la cárcel del Turi

Denuncias a policías que protegen a líderes, recoge informe de comisión sobre cárceles

Leer más

“Es  responsabilidad de cada uno de los servidores policiales mantener un estado físico óptimo para desempeñar sus funciones, no tenemos tiempo para mantener un proceso de capacitación física”, sostiene Barriga y señala que, anualmente, la institución realiza una valoración física a todo el personal policial para constatar si están actos o no para continuar en sus filas.

Ante esto, Patricio, policía en servicio activo hace 20 años, discrepa. Asegura que mantener un estado físico  óptimo es casi imposible a causa de la mala planificación que hay en los horarios de trabajo y por la sobre carga laboral.

“No hay balas para practicar ni tiempo para mantener el físico. Lo digo porque yo estuve dos años como policía urbano en Guayaquil, durante ese período nunca utilicé mi arma ni en un procedimiento ni en un polígono para practicar, debido a que no hay garantías legales que te protejan ni balas para que vayas al polígono a practicar. Y del físico, ni hablar, los horarios y la carga laboral es tal, que muchos viven en el sedentarismo”, justifica Patricio, quien, en la actualidad, desarrolla actividades de investigación en la institución.

50 mil agentes policiales tiene el país para mantener el orden público y combatir la delincuencia.

Según las cifras, durante el año 2021 se rindieron 117 capacitaciones a  4.067 servidores en materia de uso de la fuerza en procedimientos policiales y    derechos humanos en la aplicación de la función policial.

Dentro de la malla curricular de estas capacitaciones que se dan una vez al año en el plazo de 5 días, existen materias como el mantenimiento del orden público, manejo de crisis, defensa personal, uso de tecnologías letales y no letales, derechos humanos, perfilación criminal,    entre otras.

Las prácticas de tiro, al igual que las capacitaciones físicas de los gendarmes, no están incluidas en la capacitación anual, pero, a decir de  Diego Barriga, subdirector nacional de educación y jefe de reclutamiento de la Policía Nacional, los agentes  del servicio preventivo pueden practicar    en uno de los cuatro simuladores digitales    que tiene la entidad. Excepto los grupos de fuerzas especiales, como los motorizados, a los que, según Barriga, se les ha otorgado 200 mil cartuchos de municiones para que realicen práctica de tiro en los polígonos de la institución.

Comisión de Paz en rueda de prensa.

Comisión de Paz enfatiza que su función es recomendar acciones para combatir la corrupción en las carceles en el país

Leer más

Para Joseph Cano Farah, experto en seguridad, una capacitación anual no es suficiente para reforzar las aptitudes de un agente policial. “Las prácticas de tiro, físicas, psicológicas y técnicas deben hacerse, como mínimo, cada tres meses.

“El entrenamiento es lo único que refuerza lo aprendido en la escuela de formación, porque en muchos casos hay policías que nunca han disparado sus armas o han intervenido en una persecución policial. Por eso, no se puede esperar a que la calle y el día a día los capacite, hay que dar espacio y destinar recursos para un entrenamiento trimestral”, recomienda Cano.

Para Jorge Villacreces, presidente de Cuport Seguridad, las autoridades que aseveran que existe este tipo de entrenamiento anual, deberían probar que estos no solo están dirigidos a los oficiales en etapa de ascenso, sino también para el policía urbano que patrulla los sectores conflictivos de la urbe.

Capacitación
La entidad cuenta con 2.500 agentes capacitadores que preparan, por grupos, al personal policial de todas las regiones del país, en un plazo de cinco días una vez al año.

“Las consecuencias de no capacitar a los agentes policiales por igual, se evidencia en lo que vivimos día a día como país; actos delictivos en donde los ladrones son más ágiles que las autoridades, con mayor armamento que quizás sí    saben usar”, concluye Villacreces.

Autoridades de Gobierno

La inseguridad no se resuelve en las urnas

Leer más

Patricio, el gendarme en servicio activo con 20 años en la institución, refiere que los polígonos de tiro y las pruebas físicas son solo una pantomima en la institución, “si no me cree, vaya a las calles y observe a los policías con sobrepeso que, al costado de su pierna, lleva colgada un arma que, seguramente, no ha usado hace mucho tiempo ni para defender a alguien ni para practicar”.

Patricio agrega que no es positivo equipar de armas y camionetas un pelotón policial que, al pasar los años, ha perdido estado físico, la técnica y la vocación de servir a los demás.

  • La preparación de 30 mil nuevos policías

Ante la incesante ola de violencia, el presidente Guillermo Lasso anunció, el pasado 8 de abril, la futura incorporación de 30 mil nuevos agentes policiales a los 50 mil que ya hay en el país. Esto, refirió el mandatario, que se dará en el plazo de tres años. Para esto, la Escuela de Educación Superior de la Policía Nacional prevé ejecutar un proyecto que permita consolidar una red de    escuelas con capacidad para 1.400 estudiantes cada una, que se unan a las 15 sedes existentes.

Joseph Cano, experto en seguridad, cuestiona la intención del Gobierno, pues asegura que deja muchas interrogantes    sueltas, como la capacidad de espacio y de personal que tendrán que adquirir para preparar a estos grupos durante 12 meses. “No es de preparar y mandar a la calle... Se debe implementar cambios y estrategias que capaciten de manera integral al nuevo pelotón y al que ya existe, en todas sus categorías, no solo en la de las fuerzas especiales”.