domingo, 22 julio 2018
18:46
h. Última Actualización

Rafael Correa: “Soy responsable político por la corrupción, pero no en lo judicial”

El expresidente de Ecuador atiende a EXPRESO por videoconferencia desde su casa en Bélgica para una entrevista, imposible de conseguir en los últimos 10 años.

10 jul 2018 / 00:01

El expresidente Rafael Correa ha desplegado una estrategia de defensa que le retrata, a nivel internacional, como víctima de una persecución política en cuya cúspide está, según él, el Gobierno de Lenín. Esta entrevista, de dos horas de duración, aborda el caso Balda, pero también los 10 años de su gestión.

- ¿No habría sido más prudente presentarse ante el juez la semana pasada, mientras se revisaban las medidas cautelares?

- Cualquier pretexto es bueno, no se engañe. Desde el principio, el plan fue ponerme condiciones imposibles para llegar a prisión preventiva. Es una estrategia muy bien montada desde al menos el mes de noviembre. Revise la denuncia que presenta Balda hace seis años, la presenta contra Pepe Serrano, contra todo el mundo, menos contra mí.

- ¿No piensa presentarse a juicio o entregarse, si le condenan?

- Mire cómo se manejan las cosas. Está usted conversando con un expresidente de 10 años y tenemos que hablar sobre si voy a juicio, si me meten preso. ¡Qué pena! En todo caso, en estos juicios, sin la presencia del acusado, no se puede continuar. Esa es la estrategia. Ponerme prisión preventiva, para no poder ir a defenderme, porque iría a una cárcel sin ninguna garantía. No tengo protección presidencial, no tengo nada. Y entonces, paran el juicio hasta que prescriba en ocho años. Pero no se van a quedar ahí. Quieren sacar un juicio de peculado por el tema de la deuda, para tenerme fuera de por vida.

- ¿Entonces no se presentará?

- No me puedo ir a exponer. No hay garantías.

- ¿Le beneficia la posición de víctima a nivel internacional?

- Es una posición dolorosa, es complicada, pero en el resultado final, no lo sé. Puede ser ventajosa. Pero es la quinta o sexta acusación que me hacen desde noviembre. Nos tratan de quebrar económica, emocional y familiarmente.

- ¿Se ratifica en sus polémicas declaraciones sobre la amargura del presidente Moreno?

- El Gobierno mutiló mi declaración. No soy estúpido. Nadie ha hecho más por los discapacitados que yo. Sacaron cuando dije “algunas veces, en algunos casos”. Pero me ratifico en que Lenín Moreno ha tenido un odio profundo y una de las razones psicológicas puede ser un gran trauma.

- ¿No le parece una injerencia a Ecuador los pronunciamientos de Maduro y Morales?

- Cómo va a ser una injerencia. El que calla, otorga. En situaciones de injusticia, ser neutral es estar del lado opresor. Es un deber denunciar.

- ¿En qué país pediría asilo?

- Prefiero guardar mis opciones, pero hay muchas.

- Usted cuestiona que el caso se base en testimonios personales, pero así ocurrió con Galo Lara y también con Fujimori...

- ¡Qué prejuicios tiene! El testimonio se debe comprobar con un mensaje, un registro de llamadas. Pero pregunte dónde está el registro de llamada. No hubo. O dónde está el teléfono, qué número era... Yo no soy experto en el caso Galo Lara ni en el caso Fujimori pero había más que testimonios.

- ¿Ya ha presentado denuncia contra quienes le acusan?

- Hay que ver. Yo, ya espero resistir hasta que esto se resuelva políticamente y espero que sea más temprano. Por supuesto que se pondrán demandas contra tanta infamia, calumnias, etc.

- Cuando estaba en el Gobierno, ganaba todos los casos en la Justicia. ¿Qué ha cambiado?

- Yo perdí más casos de los que gané, pero no eran noticia.

- Sobre la corrupción de Odebrecht, usted y Jorge Glas han dicho que también es una persecución. ¿Se armó todo el caso en la región contra ustedes?

- Yo no he dicho eso. Odebrecht fue corrupta y corruptora. También en Ecuador. Pero no con el vicepresidente. Corrompieron a mandos medios de Petroecuador. Eran funcionarios de carrera, como Marco Calvopiña, pero usted escucha el noticiero y todos son del Gobierno de Correa.

- Si la trama corrupta es real, ¿quién quiso implicar a Glas?

- Es obvio: Moreno. Estorbaba porque no era de su grupo. Le voy a contar una infidencia: el que pidió que Jorge Glas fuera su binomio fue Lenín Moreno. Ahora dice que no, es un mentiroso. Y un día, reunido el buró político en Carondelet conmigo -no fue Lenín Moreno pero sí Eduardo Mangas, su representante- dicen que no quieren que vaya Jorge porque hay rumores de corrupción. Querían poner a María Fernanda Espinosa y en ese rato yo dije ‘bueno, pues nos quedamos sin binomio, yo no me presto para esta canallada’. Y entonces, tuvieron que ceder. De ahí, le hicieron la vida imposible y le armaron la trama.

- ¿Por eso retiraron a Glas de los afiches en segunda vuelta?

- Yo no noté eso. Por el contrario, en la segunda vuelta, se utilizó mucho más al vicepresidente. Sobre todo para la campaña en la Costa.

Al mencionar a Carlos Pareja Yannuzzelli, Alecksey Mosquera, Esteban Albornoz o Ramiro González, exministros de su Gobierno implicados en irregularidades, recuerda uno por uno que no eran de Alianza PAIS.

- ¿Se siente responsable políticamente por los casos de corrupción que han ido saliendo, por no ver lo que se hacía?

- Es un absurdo. ¡Cómo uno va a saber todo! En todo caso, sí, soy responsable político porque era mi Gobierno, ministros que yo nombraba. Siempre uno es responsable político cuando pasan estas cosas. Otra cosa es ser culpable judicial. Pero no saben diferenciar, hace falta más madurez democrática. Además, en 10 años, es imposible no encontrar un caso de corrupción.

- ¿Y el exvicepresidente Glas?

- Sí, sí. Yo sé que él ha dicho que no. Yo no lo comparto. Creo que sí. Pero el último responsable soy yo, porque yo delegué en el vicepresidente. Pero otra cosa es que sea culpable judicial. Ser responsable político significa que el pueblo lo va a juzgar en las urnas y lo juzgó: votó por él.

- Pero Alianza PAIS bloqueó su juicio político...

- Primero, creo que sí tuvo juicio político. Segundo, no es la única forma de fiscalizar. Es un error creer que la fiscalización es para juicios penales. Para eso está la Fiscalía.

- Muchas de las obras de su Gobierno, se encarecieron. Algunas están bajo investigación. ¿No se controlaban esos ajustes?

- Con mucha maledicencia y mala fe, Moreno dijo que había distintas obras con sobreprecio, que es ilegal, refiriéndose a 180 obras con ajuste de precios. El reajuste de precios es perfectamente legal, es un problema, pero es el subdesarrollo. No se planifica bien, pero no es dolo.

- Pero también se pagaron sobreprecios y no se detectaron...

- Porque ningún método es infalible. Si Odebrecht da coimas al fiscalizador, que ya es difícil porque en las grandes obras son fiscalizadores internacionales...

- ¿Favorecer el concurso público frente a la contratación directa habría limitado esos casos?

- Tampoco es cierto. La corrupción de Odebrecht se dio con muchos contratos con concurso. Compraba al equipo técnico de Petroecuador para que le cambiara las bases a su favor. Los otros competidores se daban cuenta y Odebrecht pagaba para que se quedaran callados.

En el plano económico:

- ¿Quién tomó la decisión de que el BCE prestara dinero al Gobierno y, después, esa deuda se cancelara con activos de la banca pública?

- Eso es financiamiento a corto plazo y yo no intervenía. Pero hubiera despedido al ministro de Economía si no utilizaba la liquidez del Banco Central, que era nuestra propia plata. Nunca se tocó la reserva bancaria. Siempre mantuvo lo necesario.

Sobre la ruptura de Alianza PAIS:

- ¿Cuándo empezó a considerar a Lenín Moreno como traidor?

- Fue después de la orden de prisión para Walter Solís y de todo el caso de corrupción de Odebrecht en el que estaban haciendo creer que yo no había hecho nada, cuando lo que pasó es que el 1 de junio (2017) se conoció la delación de Brasil. Tuvimos una reunión muy fuerte y ahí conocimos que habían presionado al fiscal Baca para meter muchas más órdenes de prisión. Luego Lenín me llamó una vez. Se enojó, parece ser, por algún tuit. Después le escribí una carta, diciéndole que quería dejarle toda la libertad para gobernar e irme callado, pero que tampoco podía permitir que denigrara a mi gobierno. Nunca respondió y ahí se cortó la comunicación.

- ¿José Serrano es aún aliado?

- No. Sé que ahora anda arrepentido, pero es uno de los grandes responsables de lo que sucedió.

El rol de la prensa:

- Decían perseguir la corrupción pero cuando este Diario publicó una glosa de Contraloría sobre la Refinería del Pacífico, no mandaron investigar sino ordenaron una sanción al medio...

- No recuerdo el caso, pero no creo que hayan sido sancionados por gusto. Si había una glosa de la Contraloría, ¿cómo van a sancionar al diario? Debe haber algo más ahí que no me está diciendo. En cualquier caso, podemos pedir la sanción pero quien la establece es la Superintendencia de Comunicación que era autónoma.

Otros temas

Frontera

Avala su estrategia de defensa que incluía la inversión en desarrollo (escuelas, vías...). La violencia se debe a que el Gobierno eliminó el ministerio coordinador de seguridad y no invierte.

Deuda

Correa defiende que dejó una deuda sostenible y la medición con la cifra consolidada (sin los pendientes entre entidades públicas). Para el FMI, el Gobierno no incluye al IESS ni el BCE, pero para la Constitución, sí.

China

Se mantuvieron tramos de deuda en confidencialidad porque, según Correa, China lo exigía al ofrecer mejores condiciones que a otros. El pago con petróleo, ratifica, era un buen negocio dadas las necesidades de cada país.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA