La holadensa Noa Pothoven no murio por eutanasia

  Actualidad

La holadensa Noa Pothoven no murio por eutanasia

Varios medios holandeses publicaron que la adolescente, víctima de agresión sexual, se había puesto en contacto con la clínica especializada en muerte asistida.

Portada del libro ‘Ganar o aprender’, de Noa Pothoven. La adolescente sufría una fuerte depresión tras haber sido agredida sexualmente durante su infancia.

La adolescente holandesa Noa Pothoven, quien sufría una fuerte depresión tras haber sido violada durante su infancia, murió en su casa por dejar de alimentarse y beber líquidos; pero no fue eutanasiada, afirmaron este miércoles el ministro de Sanidad holandés y una clínica.

Pothoven, de 17 años, quien escribió un libro sobre su largo combate contra la anorexia, la depresión aguda y el estrés postraumático, murió el domingo. La adolescente dijo en un último mensaje en Instagram que había “perdido las ganas de vivir”.

“Estamos en contacto con su familia, que nos dijo que, a pesar de las informaciones de los medios internacionales contrarias, no hay eutanasia en este caso”, dijo el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, en un comunicado. “Debemos dejar que la familia llore la muerte de Noa en paz”, pidió.

El lunes, varios medios holandeses informaron sobre su muerte. Algunos de ellos decían que la joven se había puesto en contacto con la clínica Levenseindekliniek, un centro en La Haya especializado en la eutanasia, para informarse sobre un posible suicidio asistido, pero luego desistió.

La historia, sin embargo, se viralizó después de que medios internacionales dijeran que había sido asistida para poner término a su vida.

De Jonge también afirmó que había pedido al Servicio de Inspección de Sanidad “investigar” el caso. “Preguntas sobre su muerte y sobre los cuidados que recibía son comprensibles, pero solo se pueden responder cuando los hechos se hayan establecido”, precisó.

La clínica Levenseindekliniek publicó por su parte un comunicado para demostrar que lo que se había difundido sobre el caso era falso.

“Para poner fin a las informaciones incorrectas (en los medios extranjeros en particular) sobre su muerte, nos remitimos al comunicado hecho por los amigos de Noa esta tarde: Noa Pothoven no fue eutanasiada”, afirmó el centro.

La menor dejó de alimentarse y de hidratarse “para poner a fin a su sufrimiento”, añadió la clínica.

Junto a Bélgica, Holanda fue en 2002 el primer país en legalizar la eutanasia a personas enfermas cuyo sufrimiento es “insoportable y sin perspectivas de mejora”. La ley holandesa autoriza la eutanasia en unas condiciones muy precisas. Al menos dos médicos tienen que certificar que no hay otra solución razonable para el paciente.

La “Levenseindekliniek practica exclusivamente la eutanasia y lo hace explícitamente en el marco jurídico holandés”, declaró la clínica.

Noa Pothoven sufrió una agresión sexual a los 11 años. Tres años después, fue violada dos veces, en su ciudad natal de Arnhem (este).

La joven anunció su intención de morir en un mensaje publicado en su cuenta en Instagram, que ya fue suprimido. “En los próximos 10 días, voy a morir”, dijo.

“Hace un tiempo que dejé de comer y de beber y después de muchas discusiones (...) se decidió dejarme ir porque mi vida es insoportable”, añadió.