El ‘encanto’ del billete complica al Estado

  Actualidad

El ‘encanto’ del billete complica al Estado

Cerca del 30 % de la economía nacional son dólares y monedas. El Gobierno quiere reducir la importación de billetes

Imagen referencial.

El ecuatoriano prefiere el dinero en mano. Esa es la primera conclusión que tiene el gobierno de Lenín Moreno luego de analizar el comportamiento monetario del Banco Central. La preferencia por el dólar físico acarrea, según las autoridades, más de una complicación para las finanzas públicas.

Actualmente, según datos oficiales, cerca del 30 % de la economía nacional son dólares físicos. Hace 17 años ese valor no superaba el 20 %. El resto de la liquidez total son depósitos en cuenta corriente, dinero electrónico, captaciones a plazo, depósitos de ahorro, fondos de tarjetahabientes, entre otros.

En otros países, exhibieron las autoridades en un conversatorio semanas atrás, el porcentaje de la moneda física no supera el 5 %.

¿Cuál es el inconveniente? Según el ministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, lo dicho se traduce en la necesidad de más monedas y billetes en circulación. Esto, pese a que el país no emite dólares propios y debe ‘importar’ el circulante. Eso genera un costo importante para el Estado.

De la Torre explicó que para abastecer esa necesidad de billetes, el Banco Central trae 2.000 millones de dólares cada año de sus Reservas Internacionales.

A los 2.000 millones anuales que salen de los bancos internacionales donde el Central tiene sus reservas, debe sumarse el costo de flete y carga de los billetes. Otro egreso, aunque no especificado, que, a criterio del ministro, podría ahorrarse el país.

En números, el total de billetes y monedas -extranjeras y emitidas por el Banco Central- alcanzó los 13.732 millones de dólares, hasta mayo de este año (ver cuadro).

Para ahorrar esos egresos, el Gobierno busca impulsar otras formas de pago. El dinero electrónico es un ejemplo. Que esa atribución pase a manos privadas generaría confianza y ayudaría a que la alternativa sea más utilizada, según contó ayer a EXPRESO, Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos del Ecuador.

El presidente Moreno, en una reunión con los banqueros, admitió que está abierto a que la herramienta pase a manos privadas.

Para el analista económico e investigador, Francisco Briones, también se necesitan buenos incentivos para estimular a los usuarios. Él reconoce que con confianza y estímulos se podrá disminuir el volumen de los dólares físicos en la economía.

Consecuencias

Depósitos

El tamaño de los depósitos es opuesto a la cantidad de dólares físicos. A inicios de 2016, la ciudadanía retiró una importante cantidad de dólares para tenerlos en efectivo. A finales del año, la confianza y los depósitos aumentaron.

D. Electrónico

La herramienta de pago tuvo su primer registro en noviembre de 2014. A mayo, la cantidad descrita por el Banco Central llegó a 9,8 millones de dólares. Es decir, en 32 meses, el dinero electrónico ha tenido un crecimiento relativamente lento.

Cuasidinero

El cuasidinero, según el Estado, “corresponde a las captaciones que, sin ser de liquidez inmediata, suponen una segunda línea de medios de pago”. Está formado por los depósitos, fondos de tarjetahabientes, entre otros.