El sedentarismo cambió nuestros pies

Ahora son más grandes y débiles, pero podemos revertir el daño.

20 may 2019 / 16:02

Los tiempos cambian. Ya ni siquiera tenemos que movernos del asiento para prender el televisor o el aire acondicionado. Es más, gran parte de los trabajos que antes se hacían en la calle, hoy se ejecutan desde una oficina. Y entonces el sedentarismo crece y está afectando de todas las formas posibles.

Y uno de esos daños alteró directamente a sus pies, que hoy son débiles, más grandes y más planos. Esa es la conclusión a la que llegó Vybarr Cregan-Reid, profesor de la Universidad de Kent y autor de los libros “Footnotes” (Pies de página) y “Primate Change” (Cambio primate).

Los corredores están sufriendo los estragos, pues padecen de todo tipo de lesiones cada año. Las superficies duras a las que estamos expuestas o el tipo de calzado de suela plana han ido aumentando los daños.

Así comenzó a verse algo que no era muy común. En la evolución del ser humano, los cerebros se agrandaron, los dientes se achicaron y los huesos se alargaron, pero los pies se mantenían igual, pero ya no más.

¿Podemos hacer algo ante esta situación? Sí, puede comenzar, por ejemplo, a caminar más y a estar descalzo dentro de casa para redescubrir a esos cerca de cien músculos y tendones de cada pie. Al comienzo puede resultar un poco doloroso, pero es necesario si no quiere que el soporte de su cuerpo quede debilitado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA