Una persona ingiere hasta 70.000 partículas de microplástico al año

Instituto Nacional de Pesca también cuenta con un estudio. Técnicos ecuatorianos descubrieron filamentos de plástico dentro del estómago de una pinchagua.

05 jun 2019 / 18:48

En Ecuador hay varios estudios sobre los microplásticos. Uno de ellos, el que ejecutaron los biólogos Mercy Preciado y Daniel Laaz, técnicos del Instituto Nacional de Pesca (INP), titulado ‘Análisis de microplásticos en estómagos de peces’, en el que descubrieron filamentos de plástico dentro del estómago de una pinchagua.

Mientras que hoy miércoles, la Environmental Science and Technology, publica una investigación de un equipo científico de la universidad canadiense British Columbia, en la que aseguran que una persona puede ingerir y respirar entre 70.000 y 121.000 partículas de microplásticos al año, cuyos efectos sobre la salud aún no están claro.

Los micróplásticos son pequeños trozos, a veces microscópicos, que surgen de productos más grandes debido a su degradación en el medio ambiente.

Los expertos canadienses revisaron 26 estudios previos que analizaban las cantidades de partículas de microplásticos en más de 3.600 muestras de pescados, mariscos, azúcares añadidos, sal, alcohol, agua, tanto en botella como del grifo, y aire.

Luego evaluaron qué cantidad aproximada de esos productos consumen hombres, mujeres y niños, para lo que se basaron en la ingesta dietética recomendada en la Guía Alimentaria para Americanos 2015-2020.

A partir de ese análisis, la ingesta estimada de microplásticos es de entre 39.000 y 52.000 partículas al año, dependiendo de la edad y el sexo. Estos niveles aumentan a entre 74.000 y 121.000 partículas anuales si se considera además la inhalación a través del aire.

Aquellos que beben solo agua embotellada pueden llegar a ingerir 90.000 partículas adicionales al año en comparación con las 4.000 de los que la consumen solo del grifo.

En el caso de Preciado y Laaz, su estudio dio origen a una ponencia que ha dado la vuelta en foros y congresos alrededor del país, encendiendo al fin las alarmas de una comunidad que parecía insensible con respecto al grave problema de la basura plástica que contamina nuestros océanos y que termina en el estómago de los peces que la confunden con alimento.

En declaraciones que en su momento dio Mercy Preciado, para una publicación del INP, ella dijo que se habían tomado muestras de “un número de 20 estómagos de pinchagua y en una se encontró microplásticos, lo que pensamos que es el filamento de una red de pesca, encontramos microplásticos en dos muestras que analizamos que venían de aquí, de Ecuador”.

Ella hizo mención, del estudio conducido por Royal Society, la Universidad Estatal de Nueva York y la Universidad de Minnesota, que durante la última década, analizando muestras de agua marina y dulce de los cinco continentes, revelaron que hay por lo menos 4.000 millones de fragmentos por cada kilómetro cuadrado de las playas, corales y superficies marinas. Por otro lado, el 83% del agua de grifo está contaminada con este residuo.

En detalles, el estudio menciona que en Estados Unidos encontraron el índice más elevado de contaminación con un 94%, seguido del Líbano (93,8%), India (82,4%) y Ecuador (79,2%).

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA