Nueve párrocos para llenar las vacantes

La Arquidiócesis de Guayaquil dio nuevas asignaciones a un grupo de sacerdotes. Busca cubrir las necesidades pastorales.

13 jun 2019 / 22:07

A finales de abril pasado, la Arquidiócesis de Guayaquil mostró su preocupación por la escasez de sacerdotes en la ciudad. La situación generó que varias parroquias estuvieran vacantes, algunas porque sus presbíteros dejaron de ejercer el ministerio por problemas de salud y en otros casos por fallecimiento. También estuvieron quienes regresaron a sus diócesis.

Para cubrir las necesidades pastorales en estos sectores, el arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Cabrera, realizó algunos cambios y decidió dar nuevas asignaciones a nueve jóvenes sacerdotes que fueron ordenados hace un año. A siete de ellos se los designó para servir en distintas vicarías de Guayaquil, uno para el cantón Colimes y otro para Sucumbíos.

La decisión se tomó luego de analizar los perfiles de estos recientes clérigos. Así, el padre Lenin Alvarado fue enviado a la parroquia Beato Álvaro del Portillo, mientras que el sacerdote Donny de León sirve en Santísimo Sacramento.

Los padres John Lanche, Mario Oliva y Julio Mera están ahora en San Vicente Ferrer, Salud de los Enfermos y Nuestra Señora de Las Lajas, respectivamente. Además, el sacerdote Byron Vidal es párroco de Santa Marianita de Jesús y el padre Luis Macías desde hace algunos meses atiende la parroquia Jesús Pan de Vida.

Se decidió además que el presbítero Juan González sea párroco de Santa Rosa de Lima, del cantón Colimes (Guayas), y el padre Leonardo Morales fue enviado a la Santísima Trinidad, ubicada en Sucumbíos, en el Oriente.

“Una de las frases de monseñor Luis que siempre llevó, es: ‘ustedes adonde van, van en nombre del Señor’. Cuando uno obedece, es el Señor quien nos guía, orienta y nos habla”, dijo el padre Donny de León en la cuenta oficial de la Arquidiócesis. Habló también de la experiencia adquirida como vicario parroquial, “que se gana trabajando junto a una persona que ya tiene un recorrido”, y que le permite tener herramientas para dar un soporte espiritual a la comunidad.

En las redes sociales, los fieles se manifestaron. “Padre Mario Oliva, que Dios le bendiga en su nuevo cargo pastoral, en la parroquia Salud de los Enfermos. Gracias por ser nuestro guía espiritual en la parroquia María Reina”, publicó Lidia Flores. Hay quienes también dieron su recibimiento a los nuevos párrocos: “Gracias monseñor Luis Gerardo por nuestro sacerdote John Lanche. Bienvenido a la parroquia San Vicente Ferrer”, escribió Elizabeth Mera. Por su parte, Luis Alberto Pangay espera que se muevan más corazones jóvenes ante la falta de presbíteros.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA