A la ‘caza’ de lectores en los parques de Guayaquil

La Casa de la Cultura inició un programa para incentivar la lectura en la ciudad. Lleva a estos espacios públicos literatura variada para niños y adultos.

17 sep 2019 / 21:44

La tarea no es sencilla. A las 16:00 de un jueves, bajo la sombra que da un árbol en esa tarde soleada, los miembros de la Casa de la Cultura núcleo del Guayas acomodan en el piso y sobre una pequeña mesa, unos 50 cuentos infantiles y una veintena de obras de la literatura ecuatoriana y universal.

Con todo listo y en un sector rodeado de banderines de colores en el parque Centenario, inicia la parte más difícil, la de buscar entre las decenas de personas que están sentadas en las bancas o caminando por el lugar a los nuevos lectores.

Los ojos de Natalia Arias, de siete años, no saben para dónde apuntar. Da una mirada rápida a todos los cuentos, toma uno, luego otro, hasta que se decide por ‘El tigre y el ratón’.

Se sienta concentrada y da vueltas a las páginas con una emoción que saca sonrisas a su madre, Liz Cárdenas. Ambas habían ido a pasear por el parque a esa hora, como es costumbre, y se encontraron con una zona llamativa que atraía a la lectura.

Poco a poco se fueron sumando más niños y fue entonces cuando Rosa Elena Pogo, quien está a cargo del proyecto, comenzó a leerles en voz alta. Tomó ‘¡Más te vale, Mastodonte!’. Los pequeños, de entre cinco y once años que estaban allí, no dejaban de mirarla y de escucharla con atención.

Vino también el momento de poner a prueba sus conocimientos sobre cuentos infantiles. Uno de los niños dio la vuelta a la ruleta y sacó la pregunta que había en el sobre. Solo él debía responderla. “¿Quién era la princesa de cabello largo rubio y mágico?”, le preguntaron. En ese momento, todos los pequeños gritaron levantando las manos: “Es Rapunzel”.

Había un premio por esa participación: un libro escrito por niños para niños. En una caja había algunas de esas creaciones para ser entregadas.

Fue allí cuando el entusiasmo aumentó y pidieron otro cuento, uno que ninguno de ellos había oído antes: ‘Pollita chiquita’.

Mientras en ese espacio, los más pequeños experimentaban una jornada de cuentos, a pocos metros había otra imagen llamativa. Dos jóvenes sentados en una de las bancas tenían en sus manos libros de la literatura ecuatoriana.

A la ‘caza’ de lectores en los parques de Guayaquil
Robert Balón y Armando Béjar fueron ‘atrapados’ por la lectura. Ellos escogieron obras de la literatura ecuatoriana.

Robert Balón, de 24 años, y Armando Béjar, de 21, estudiantes universitarios, habían ido a dar una vuelta por el parque, pero allí se encontraron con este programa de lectura que también estaba dirigido a los adultos.

Robert había elegido ‘Poesía viva del Ecuador’, de Jorge Enrique Adoum. Leyó durante al menos media hora, antes de volver a sus actividades y dijo que desde ahora, cuando tenga tiempo libre, buscará un libro de la literatura ecuatoriana para aprender un poco más. “Fue la mejor manera de aprovechar la hora que teníamos disponible”, dijo su amigo Armando.

Es un programa que lleva dos meses y que inició en el parque Medardo Ángel Silva.

“Nos decían que era muy peligroso, que no debíamos hacer eso porque por allí había mucha inseguridad, pero no nos pasó nada y, además, tuvimos muy buena acogida”, dice Rosa Elena Pogo.

Por estas semanas, están concentrados varios jueves en el Parque Centenario. Quieren hacer una nueva parada para llegar al parque La Victoria y así ir trasladándose a otros espacios públicos que permitan ir atrapando a más lectores.

Esa labor requiere sus trucos, pues hay que mostrar a los visitantes que no están allí para venderles nada, sino para invitarlos a conocer un nuevo mundo. Otro de los objetivos es difundir los programas de la Casa de la Cultura y que sepan que hay una biblioteca y espacios que pueden aprovechar. La ‘caza’ de los nuevos lectores toma fuerza de a poco.

En busca de aportes culturales

La institución lanzó una convocatoria para la elaboración de carteles y mensajes para estimular a leer. Se trata de la propuesta ‘Por la lectura, mi arte y mi palabra’. Pueden participar escritores, ilustradores, artistas plásticos, fotógrafos, diseñadores gráficos y estudiantes de estas áreas. No se trata de un concurso, ni entrega premio económico sino que busca tener un aporte desde el mundo de la cultura al programa de formación de lectores ‘Sueños de papel’. Los trabajos se recibirán hasta el 19 de octubre.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA